Cap. III: La Reserva Federal y el Imperio Militar

Hay dos historias, la oficial, embustera, que se
enseña ad usum delfini, y la real, secreta, en la
que están las verdaderas causas de los
acontecimientos: una historia vergonzosa.
-HONORÉ DE BALZAC


Bilderberg001EliteGlobal

CAPÍTULO 3: La Reserva Federal y el Imperio Militar

¿Se puede hablar de “dueños” del mundo? ¿Unas pocas personas manejan la economía y la política a nivel global? Puede parecer una gran exageración, en un planeta con infinidad de culturas, gobiernos, corporaciones, etc., pero veremos que no lo es. Por sobre esta gran diversidad existe una élite financiera global que controla la economía mundial a través de sus grandes bancos, instituciones como la Reserva Federal de los EEUU, el Grupo Bilderberg, la Comisión Trilateral y el Council on Foreign Relations.

Para evitar caer en lugares que podrían ser tildados de “teorías conspirativas” nos basaremos sólo en fuentes oficiales o de sitios que no puedan ser acusados de ese modo.

Los poderes políticos locales como gerentes de las corporaciones del capitalismo global.

Si uno estudia cómo en distintas sociedades se elige a los gobernantes (en los casos en que así pueden hacerlo) veremos que las elecciones se realizan entre opciones previamente determinadas por grandes empresas que son quienes financian las campañas electorales y la publicidad de los candidatos. Por lo tanto, cuando son electos quedan presos de una maraña de intereses económicos de los que son deudores, lo que hace que terminen gobernando para ellos. Y gobiernan para estos grupos económicos no sólo por este motivo, sino porque el entramado económico de cada sociedad está de hecho organizado en torno a estos intereses. Los gobiernos que intentan alejarse de las directrices de este poder real deben sufrir corridas cambiarias, fuga de capitales, ataques mediáticos (los grandes medios de comunicación son propiedad de los principales grupos económicos del país, desde su línea editorial se encargan de hacer creer a la gente que “el poder” es el gobierno, imponiendo este concepto, naturalizándolo, haciéndonos creer que con sus investigaciones sobre funcionarios están “investigando al poder”), etc. Los retiros masivos de capitales suelen terminar en procesos devaluatorios, inflación, descontrol de las variables macroeconómicas del país y desestabilización política. Por lo tanto los políticos elegidos para gobernar en realidad terminan siendo gerentes de estos grandes grupos económicos. Quienes se apartan de ese camino usualmente no terminan sus mandatos constitucionales, en otras épocas a causa de golpes de estado militares, en la actualidad en general a través de “golpes blandos” o institucionales donde situaciones de caos obligan a renunciar a los presidentes o son destituidos por el poder legislativo. Podemos ir concluyendo entonces que los gobiernos se ven obligados a responder a los grupos económicos más poderosos y no a sus ciudadanos. ¿Dónde quedó la democracia?

El Poder Global

Tanto estos gobiernos como los grupos económicos nacionales no podrían existir en un sistema económico globalizado sin pactar y negociar con los grupos multinacionales que son hegemónicos en el sistema capitalista global, grandes corporaciones que monopolizan la producción en cada rubro (explotación de hidrocarburos, minerales, alimentación, etc.) y adquieren a las empresas competidoras en cada país. Cuando se analiza quiénes son los accionistas propietarios de estas grandes corporaciones lo que se encuentran son los llamados “fondos de inversión”. Si estudiamos quiénes controlan y son los verdaderos dueños de estos fondos, terminaremos en unos pocos bancos internacionales.
Bilderberg017Rockefellerreservafederal

El control del dinero a nivel global: La Reserva Federal

Otro dato nada menor a tener en cuenta es que las finanzas globales están regidas por el dólar como moneda para realizar las transacciones internacionales. Esta moneda es emitida por la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), sin más respaldo que el imperio militar de este país que ha destruido a casi todo país que haya osado salirse del dólar para comercializar el petróleo que es la base del poder económico del dólar (fue el caso últimamente de Irak y Libia, países que intentaron salirse del dólar, terminando invadidos y destruidos). Esto es así porque luego de abandonar la conversión al oro como respaldo, a partir de la década del ´70 el nuevo respaldo para la moneda internacional fueron las transacciones petroleras internacionales (petrodólares). La fuerza para mantener este sistema de intercambios que da sustento al dólar no es otra que el imperio militar de los EEUU e Inglaterra a través de la OTAN.

La Reserva Federal puede alterar a su conveniencia toda la economía mundial con sólo subir o bajar las tasas de interés, haciendo que los capitales pasen en muy poco tiempo de un área de inversión a otra, otorgando de ese modo grandes ganancias a corporaciones y bancos o generando graves pérdidas y quiebras.

Fundada en 1914, la Reserva Federal es la institución que imprime dólares a nivel global, no responde al gobierno norteamericano como podría creerse, el banco central de los EEUU no es un organismo del Estado, es un ente privado, dirigido por los más importantes bancos privados globales. Saber cuáles son estos bancos es casi imposible ya que es secreto de estado. Según el investigador Thomas D. Schauf, diez bancos controlan a la Reserva Federal: Goldman Sachs de New York, JP Morgan Chase Bank de New York, N.M. Rothschild de Londres, Rothschild Bank de Berlín, Warburg Bank de Hamburgo, Warburg Bank de Amsterdam, Lehman Brothers de New York, Lazard Brothers de Paris, Kuhn Loeb Bank de New York e Israel Moses Seif Bank de Italia.

 

EEUU actúa como el aparato militar mundial que sostiene este sistema al obligar militarmente a los países a comerciar en dólares. Por este motivo más de 3 millones de soldados norteamericanos se encuentran en unas 1400 bases militares norteamericanas en 120 países:

Bilderberg018BasesMilitaresEEUUenelMundo1

Bilderberg019EEUU-Irak-Guerras-Imperio

Se vuelven más actuales que nunca las palabras del presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower, en el discurso que pronunció el 17 de enero de 1961, al terminar su mandato presidencial: “La conjunción de un inmenso aparato militar y de una vasta industria productora de armamento es nueva en la experiencia de EE.UU. Su influencia abarcadora –económica, política, incluso espiritual– se deja sentir en cada ciudad, cada Parlamento, cada oficina del gobierno federal…, debemos estar en guardia contra la adquisición de una influencia no autorizada por parte del complejo militar-industrial. El potencial del surgimiento desastroso de un poder indebido existe y persistirá”.

Los gobiernos norteamericanos, más allá del candidato electo a presidente, están siempre constituídos por representantes de los grandes bancos. En la imagen vemos cómo se intercambian funcionarios entre el gigante bancario Goldman Sachs y el gobierno de los EEUU (el cuadro muestra a funcionarios de Obama, con Trump la imagen no es muy distinta ya que los principales cargos económicos han sido ocupados por directivos de Goldman Sachs):

Bilderberg020GoldmanSachsGobiernoEEUU

Las familias que han fundado gran parte de estos bancos y los han controlado durante décadas y en algunos casos desde hace siglos se enlazan entre sí a través de negocios y matrimonios. Entre las dinastías de banqueros más importantes del mundo son conocidas por su permanencia a lo largo de décadas y hasta de siglos, las familias: Rockefeller, Rothschild, Warburg, Lazard, Mellon, Morgan, Wallenberg y Berenberg.

Para ampliar información sobre cómo estas familias controlan a la FED y cómo ésta a su vez controla la economía mundial, leer:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=34837


reservafederalfed

La historia de la Reserva Federal (FED)

Cómo fue inventado los pilares del Sistema Monetario Mundial y quién se ha aprovechado de todo esto
Fuente: Red Voltaire

Las manipulaciones del sistema monetario y del sistema de cambio constituyen el mayor escándalo de nuestra época. Por vez primera, la estafa monetaria alcanza dimensiones mundiales –se está desarrollando efectivamente a través del mundo entero–, sin que ningún gobierno sea capaz de controlarla ni de ponerle fin o de impedirla. Formalmente, es incluso legal debido a razones obsoletas.

La etapa decisiva en la ruptura con la moneda de Estado se produjo con la fundación, en 1913, del Sistema Federal de Reserva de Estados Unidos. Desde finales del siglo XIX, los bancos que se hallaban bajo control del imperio Rothschild emprendieron una gran campaña para apoderarse del control de la economía estadounidense. Los Rothschild, provenientes de Europa, financiaron el Banco J.P. Morgan & Co., el Banco Kuhn Loeb & Co., John D. Rockefellers, Standard Oil Co., los ferrocarriles de Edward Harriman y las fábricas de acero de Andrew Carnegie.

Alrededor del año 1900, los Rothschild enviaron a Estados Unidos a uno de sus agentes, Paul Warburg, quien debía cooperar con el Banco Kuhn Loeb & Co. Jacob Schiff y Paul Warburg [quienes] emprendieron una campaña tendiente a instaurar varios «Federal Reserve Banks» (FED), instituciones privadas de emisión de moneda. Con el apoyo de los dos grandes grupos financieros Rothschild y Rockefeller, lograron fundar un banco central privado con derecho a emitir su propia moneda, medio legal de pago garantizado al principio por el Estado. La instauración de la FED, en 1913, permitió que los banqueros internacionales pudieran consolidar su poderío financiero en Estados Unidos. Paul Warburg fue el primer presidente de la FED.

Después de la fundación de la FED se produjo la adopción de la 6ª enmienda de la Constitución estadounidense, que permitió que el gobierno cobrara un impuesto sobre los ingresos. Era consecuencia del hecho que el gobierno no pudiera ya emitir su propia moneda. De esa manera, los banqueros internacionales se apropiaban indirectamente del patrimonio privado del ciudadano estadounidense. En aquel momento, los accionistas más importantes de la FED eran:

1. Los bancos Rothschild de París y de Londres
2. El Banco Lazard frères de París
3. El Banco Israel Moses Seif en Italia
4. El Banco Warburg en Amsterdam y Hamburgo
5. El Banco Lehmann en Nueva York
6. El Banco Kuhn Loeb & Co.en Nueva York
7. El Banco Rockefeller Chase Manhattan en Nueva York
8. El Banco Goldman Sachs en Nueva York.

Después de la Primera Guerra Mundial, las reservas mundiales de oro se acumularon en aquel banco privado que en realidad era la FED, de manera que numerosos bancos centrales no pudieron seguir manteniendo el patrón oro y sus países se vieron inmersos en la deflación, produciéndose así la primera crisis económica mundial.

Durante la Guerra Mundial, Estados Unidos llegó a exigir que los países en guerra le pagaran con oro las armas que compraban. Al terminar la guerra, el oro de Alemania se convirtió en botín de guerra. Más de 30,000 toneladas del oro mundial se acumularon así en Estados Unidos. Ese oro sirvió de cobertura al dólar. Pero, como gran parte de esos dólares estaba haciendo el papel de reserva monetaria en las cajas de los bancos centrales extranjeros, Estados Unidos pudo seguir imprimiendo más dólares, en cantidades que ya no correspondían con sus reservas en oro. En efecto, los demás países necesitaban dólares para poder comprar materias primas, que se compraban solamente con esa moneda. Además del oro, el dólar se convirtió así en una de las principales reservas monetarias de los bancos centrales extranjeros.

Había comenzado el reinado mundial del dólar. En 1971, Richard Nixon (el presidente número 37 de Estados Unidos, de 1969 a 1974) anuló la convertibilidad del dólar en oro y, al mismo tiempo, la garantía del Estado sobre el valor del dólar. Desde entonces, el valor del billete verde no está en correspondencia con las reservas de oro ni está garantizado por el Estado. Se trata por tanto de la moneda privada libre de la FED. Pero la masa monetaria de dólares que la FED pone en circulación (desde marzo de 2006, la FED no ha publicado más la cifra de la masa monetaria M3) se ha convertido en un problema sin solución: la masa mundial de bienes se cuadriplicó durante los últimos 30 años, pero la masa monetaria se multiplicó por 40.

¿Cómo funciona este banco privado con derecho a imprimir los dólares? La FED produce dólares. Los presta al gobierno de Estados Unidos a cambio de obligaciones que le sirven [a la FED] como «garantías». Los bancos de la FED en posesión de esos títulos perciben intereses anuales. Muy astutos, ¿no les parece? Ya en 1992, las obligaciones en poder de la FED alcanzaban un valor de 5 trillones de dólares, y los intereses que paga el contribuyente estadounidense siguen aumentando constantemente. La FED se apoderó de ese increíble patrimonio prestándole dinero al gobierno de Estados Unidos y cobrándole después intereses. El contravalor es ese papel verde que se conoce con el nombre de dólar.

Es importante repetir que no es el gobierno de Estados Unidos quien emite el dólar, sino la FED, que a su vez se encuentra bajo el control de bancos privados y que pone a disposición del gobierno cantidades de dinero y, como contrapartida, cobra jugosos intereses y recoge impuestos. Nadie se da cuenta de esta artimaña. Además, las obligaciones que el gobierno emite otorgan a la FED una garantía, de carácter público y privado, sobre el conjunto de bienes y fondos de Estados Unidos. Numerosas acciones jurídicas han tratado de obtener la anulación de la ley sobre la FED, sin éxito hasta el momento.

El presidente John F. Kennedy fue el primero que trató de transformar la FED emitiendo un decreto presidencial («executive order number 11110»). Poco después, fue asesinado, probablemente por su propio servicio de inteligencia. 

¿Cuál es la situación actual? Los bancos privados tratan por todos los medios de mantener y reforzar su gigantesca fuente de ingresos: el dólar. Y a los países que quieren establecer sus relaciones comerciales internacionales [en adelante] sobre la base del euro, como Irak, Irán o Venezuela, se les tilda de terroristas. Se obliga a los gobiernos a vender sus productos a Estados Unidos a cambio de dólares carentes de valor, y el desenfrenado aumento de liquidez proporciona a la alta finanza internacional las sumas ilimitadas que le permiten comprar el mundo entero. Los bancos centrales del mundo entero se ven obligados a acumular dólares sin valor como «reservas monetarias». El dólar estadounidense es la moneda privada de la alta finanza, moneda que nadie garantiza, que no dispone de otra garantía que la propia, moneda que se utiliza para maximizar la ganancia, acrecentada sin vergüenza alguna, que se utiliza como medio de dominación mundial y para acaparar las materias primas y otros valores del mundo.

Fuente: http://www.voltairenet.org/article155627.html

 

Sobre relaciones entre las familias Rockefeller y Rothschild puede leerse: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/06/120531_economia_rothschild_rockefeller_tsb.shtml ).

En 1933 los banqueros de la Reserva Federal fueron beneficiados por la Orden Ejecutiva 6102 del presidente Franklin Roosevelt. La misma obligó a la población norteamericana a entregar todo el oro que tuvieran como forma de atesoramiento a cambio de billetes impresos por la reserva federal a u$s20,67 la onza de oro (unos u$s 376 dólares actuales), bajo pena de prisión de 5 a 10 años y/o multa de u$s 10.000 (unos u$s 180.000 a valores actuales).
(fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Executive_Order_6102).


La Casa Warburg

La dinastía Warburg, fundadora de la Reserva Federal (Paul Warburg en 1913), hunde sus raíces históricas en la antigua casa veneciana judía del siglo XVI, “Del Banco” (uno de sus exponentes más conocidos era Anselmo del Banco), parte de la denominada “nobleza negra veneciana”. Frente a las restricciones que aparecieron por aquel siglo a la comunidad judía emigraron primero a Bologna y luego a la localidad alemana de Warburg, de donde tomaron su nombre.

La familia se establece en el siglo XVII en Altona, cerca de Hamburgo, donde fundaron en 1798 el banco M.M. Warburg & Co., una de las instituciones bancarias de inversión más antiguas del mundo. Otras instituciones bancarias fundadas por la familia incluyen: Warburg Pincus, S.G. Warburg & Co., la que luego se transformó en la enormemente poderosa UBS Warburg.

Es una familia muy entretejida con otras dinastías de banqueros. Felix Warburg se casó en EEUU con Frieda Schiff, la hija de Jacob Schiff, directivo de la banca Kuhn Loeb, Wells Fargo y otras (su padre, Moses Schiff era un broker de la banca Rothschild). Jacob Schiff reemplaza a Paul Warburg en la dirección de Wells Fargo, cuando éste encabeza la presidencia de la Reserva Federal. Schiff fue también uno de los principales financistas de Japón en su guerra contra la Rusia zarista de 1905 y de las distintas revueltas contra el zarismo.

Se le atribuye a la dinastía Warburg una alta responsabilidad en la financiación de Adolfo Hitler. Para 1933 Max Warburg era miembro de la junta directiva del Reichsbank y reportaba directamente a Hjalmar Schacht (Ministro de Economía de 1934 a 1937, presidente del Reichsbank de 1933 a 1939, masón miembro de la logia Urania zur Unsterblichkeit). Max Warburg era también miembro de la junta directiva de IG Farben una de las principales industrias del régimen nazi, altamente financiada por los banqueros de Wall Street. Esta situación continuó hasta su ruptura con el régimen, su persecución y posterior emigración en 1938.

 

 

 


 

El Poder Real