Qué es KontraInfo

 

KontraInfo además de un espacio de noticias, análisis y reflexión se plantea básicamente como una fuente de ideas y acciones críticas al poder real de la usura supranacional y sus estructuras de dominación.

Nos proponemos como objetivos cuestionar y desnudar las estrategias del Poder Real, el entramado que se ordena en torno a la Plutocracia Financiera Global, una estructura usuraria de poder económico, basada desde hace siglos en el señoreaje, creación y control de la moneda-deuda.

Este sector parasitario de entidades financieras supranacionales, usando la estafa del sistema de banca de reserva fraccionaria, en el cual estos mantienen solo una fracción del monto de los depósitos de sus clientes como reserva o encaje, para luego prestar con interés decenas de veces esa cantidad, multiplicando así de la nada la masa monetaria y cobrando un interés usurario sobre dicha multiplicación, utilizando a los bancos centrales como instrumentos para la emisión de dinero-deuda, manipulando los ciclos de inflación y deflación, endeudando, hipotecando y finalmente expropiando a los sectores de la economía de la producción y el trabajo.  

Este sector parasitario concentra en sí la mayor capacidad de toma de decisiones en todos los países, por lo que su presencia manifiesta de manera oligárquica en lo nacional y sinárquica en lo internacional, una red histórica de siglos de antigüedad, responsable de las situaciones de dominación política y cultural que degradan nuestra dignidad y causan permanentes injusticias económicas y sociales en nuestros pueblos.

Consideramos que este Poder Real, que tiene nombres y apellidos, logra su sustentabilidad en base a la información que despliega por sus miles de medios de producción simbólica, en la forma de un relato que le otorga legitimidad e invisibilidad, demonizando a todos los que por distintas formas se le oponen. Esta producción simbólica se manifiesta con claridad en infinidad de señales de televisión, radios, diarios, películas, series, y en su manera más elaborada, en el ámbito académico, promoviendo todo tipo de ideologías divisionistas, contradictorias entre sí y degradantes de lo humano.

Cuestionar y ayudar a quitar este sostén ideológico al Poder Real se vuelve por lo tanto éticamente necesario, ya que, sin esta legitimación, no podría existir. Si su discurso, en un sentido amplio del término, como construcción simbólica, es su herramienta de dominación, es hora de contraponerle un discurso contrahegemónico de liberación.

El Poder Real está históricamente constituido por todas aquellas élites económicas articuladas desde lo global a lo nacional y de lo nacional a lo local en un sistema de alianzas de intereses y subordinación jerárquica, de forma piramidal.

Esta estructura de poder, que atraviesa literalmente buena parte de la historia de la humanidad, se sofisticó en extremo a lo largo del siglo XX, en torno a un proyecto globalista de gobierno mundial.

Actualmente se expresa financieramente a través del cártel hegemónico de bancos globales y megaentidades financieras (JP Morgan Chase, Rothschild, Goldman Sachs, Citicorp, Deutsche Bank, UBS, Credit Suisse, BNY Melon, Lazard, Warburg, Kuhn Loeb, BlackRock, State Street, etc.). Este cártel de bancos controla al resto de las corporaciones que tienen su representación global anual en organizaciones privadas como el Grupo Bilderberg, la Comisión Trilateral, el Council on Foreign Relations y las dedicadas a América Latina: Council of the Americas, Interamerican Dialogue y otras, en las cuales también participan como eslabones subordinados las distintas élites nacionales así como los principales conglomerados mediáticos mundiales.

Por detrás estas entidades es sabida la existencia de dinastías familiares con siglos de existencia: financistas como Rothschild (oficialmente iniciando sus actividades usurarias en 1760), Warburg (1513), Berenberg (1590), Wallenberg (1856), Rockefeller (s.XIX-XX), etc. También en las sombras, y asociadas a la usura parasitaria, se encuentran las casas de la antigua nobleza negra europea, como los Windsor del Imperio Británico (Saxo-Coburg-Gotha), y dinastías ancestrales como los Massimo, Colonna, Orsini, Medici, Farnese, Torlonia, Ottaviano, Frescobaldi, Borghese, Palavicini, Tasso (Thurn und Taxis), etc.

Si queremos saber cómo nos ven estas élites a nosotros, comunes ciudadanos, basta ver el desprecio con el que envían anualmente a millones de personas al hambre o a la guerra. En su óptica somos un mero recurso de producción, ganado humano. Un ganado al cual deben controlar, domesticar, con suerte cuidar y cada tanto sacrificar. Como sostuvo la periodista Holly Sklar en su libro “La Comisión Trilateral y la planificación de la Elite para la Administración Mundial”: “Los propietarios de las grandes corporaciones globales ven al mundo entero como su fábrica, su granja o su patio de recreo”.

Para conocer el punto de vista del Poder Real sobre los distintos temas basta con observar a nivel mediático a quiénes defienden y a quiénes atacan los grupos de medios que hegemonizan la comunicación. En este sentido, y solo para referirnos a los espacios mediáticos de habla hispana, pueden citarse cadenas internacionales como CNN, el Grupo Prisa en España, el Grupo Televisa en México, el Grupo Clarín en Argentina, el Grupo Rede Globo en Brasil, el Grupo El Mercurio en Chile, etc.

No resulta sorprendente descubrir que todos estos grupos comparten un mismo relato político, económico y social. Tampoco sorprende que estas élites elijan para organizarse la forma de logias discretas, semisecretas y secretas, como la Masonería, Skull and Bones y otras.

Todo aquello que perjudica sus planes será demonizado por sus medios.
Todo aquello que perjudica sus planes será reproducido por nosotros.

Aquellas experiencias políticas, sociales y económicas que mejoran la vida de los pueblos (mejoras en el nivel educativo y espiritual, disminución de la pobreza, la indigencia, la desigualdad, el analfabetismo) son defenestradas sistemáticamente por los medios hegemónicos de comunicación.

Consideramos un deber el de recuperar la larga y rica historia de luchas de nuestros pueblos, ya que solo pueblos sin identidad histórica, sin conciencia de su cualidad de explotados, pueden ser dominados.

En base a las distintas luchas históricas del conjunto de los oprimidos por este sistema, postulamos la necesidad de apoyar aquellas luchas que directa o indirectamente cuestionen el dispositivo de poder de la élite financiera.

Desde una Tercera Posición, cuestionamos tanto al derechismo que responde a los dictados directos de las corporaciones globales (y solo critica a la “casta política” y a la estructura del Estado, nunca al sector bancario), como al izquierdismo caniche que como uno de los polos de este sistema sinárquico elabora estrategias y tácticas pretendidamente revolucionarias pero que en la práctica son funcionales al poder oligárquico (y que han venido conformando bajo este juego un “ataque de pinzas” por parte del poder real contra los movimientos que han respondido al interés nacional a lo largo de Hispanoamérica).

Cada día que pasa queda además más que claro que estas izquierdas suelen ser financiadas por personeros del poder financiero supranacional, como George Soros con su Open Society Foundations, o la Ford Foundation, histórica pantalla de la CIA. Y cuestionamos a la derecha liberal en tanto ha sido abierta y desembozadamente la expresión del poder del dinero y la geopolítica británica, eliminando todas las protecciones que pudieran tener las economías locales para permitir la invasión de productos elaborados por quienes pudieron desarrollar su industria valiéndose de aquellas medidas que hoy critican.

A nivel antropológico resulta tan dañina una visión colectivista del ser humano, que destruye la libertad individual, como una visión individualista, que elimina la sana dimensión comunitaria. Ambas esferas, la estrictamente individual y la comunitaria están entrelazadas desde el comienzo mismo de la criatura humana, su propia existencia biológica y psicológica depende en primer término del aporte de un padre y una madre, el cariño de una familia y el respeto de una comunidad, sin las cuales no podría desarrollarse, ni obtener afecto, alimentos, lenguaje, cosmovisiones, etc. No es posible la libertad individual dentro de un pueblo esclavo como tampoco es posible un pueblo libre sin libertades individuales. 

En este sentido, planteamos como necesarias la reconstrucción de una Comunidad Organizada basada en valores, la recuperación de la soberanía desde Hispanoamérica como polo de poder, y la multiplicación de los análisis geopolíticos y de filosofía política desde una postura de Tercera Posición, conociendo con claridad al enemigo parasitario que se enseñorea de este mundo: la usura internacional.

La misma usura que ya se asomaba en la Antigüedad, y que puede verse reflejada en textos veterotestamentarios como el Deuteronomio: “No cobrarás interés a tu hermano: interés sobre dinero, alimento, o cualquier cosa que pueda ser prestado a interés. Podrás cobrar interés a un extranjero, pero a tu hermano no le cobrarás interés” (Dt 23:19-20).

La finanza internacional es hoy la forma organizada y entronizada de los eternos adoradores del becerro de oro, aquellos que profanaron el espacio de lo sagrado con sus deseos egoístas. Los anti-valores que se promueven en la cultura, responden a la misma matriz negadora de lo trascendente: egoísmo, materialismo, hedonismo, relativismo y nihilismo.

A estos servidores del materialismo individualista, luciférico y anti-humano, con su carácter destructivo, el propio Jesús de Nazareth se encargó de condenarlos en los más duros términos e incluso los echó por la fuerza del espacio de lo sagrado, de ahí la cristofobia del poder globalista:

“Y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas, y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo. Y les enseñaba, diciendo: «¿No está escrito: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”? Pero ustedes la han hecho cueva de ladrones»” (Mc 11:15-18)
“Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado” (Jn. 2:16), “Ustedes son de su padre, el demonio, cuyos deseos quieren cumplir. Desde el principio este ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él” (Jn 8:44)
“¡Serpientes! ¡Raza de víboras! ¿Cómo van a escapar del castigo del infierno?” (Mt 23:33).

Este “Imperialismo Internacional del Dinero”, la “gran finanza sin patria”, que ha combatido a la Cristiandad en el pasado y ha infiltrado y tergiversado al cristianismo en el presente, no es otro que la Sinarquía Internacional que supo ser denunciada a mediados del siglo XX, como la estructura de poder detrás tanto del capitalismo como del comunismo (capitalismo de Estado). Este estado de situación fue descripto desde una Tercera Posición y durante la segunda mitad del siglo XX por Juan Domingo Perón, tras ser derrocado y forzado al exilio:

“El mundo actual, influenciado por las “Grandes Internacionales” creadas
por los imperialismos, está enfrentando a una
Sinarquía Internacional que ha venido manejándolo. Este desarrollo intenso de la política internacional, dentro y fuera de los países, ha impuesto la necesidad de crear los instrumentos para manejarla y así han surgido las “Grandes Internacionales”. El Capitalismo y el Comunismo no son sino dos de ellas, aparentemente contrapuestas pero, en realidad de verdad, perfectamente unidas y coordinadas. Para comprobarlo, basta recordar 1938 cuando se aliaron para aniquilar a un “tercero en discordia” representado entonces por Alemania e Italia. No es menos elocuente lo que sucedió en la Conferencia de Yalta en la que ambos imperialismos se ponen de acuerdo y coordinan sus futuras actividades de dominio y explotación. Pero es que todo tiende a internacionalizarse alrededor de ello, lo que, en último análisis, es un triunfo del internacionalismo comunista. La Masonería, el Sionismo, el Vaticano, las sociedades internacionales de todo tipo, no son sino consecuencia de esa internacionalización del mundo actual. Son las fuerzas ocultas de la revolución como son las fuerzas ocultas del dominio imperialista“.
(Latinoamérica: Ahora o nunca. JDP, 1967)

“… Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Jn 8:32) ha de ser la brújula para todo periodismo, análisis y estudio histórico, la búsqueda permanente de la verdad, sin importar a quién perjudique o beneficie, sin prejuicios ni apegos a ideologías políticas, esos sistemas cerrados de ideas, que prometen tener supuestas respuestas para todo de manera apriorística.

En la lucha ética por la Verdad, la Bondad y la Belleza, de la que formamos parte, se da en las almas de las personas.

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Ef. 6:12).

Fausto Frank
Fundador y director
www.kontrainfo.com


Políticas de publicación y estilo

Como criterio de rigor periodístico solicitamos a quienes colaboran en Kontrainfo chequear siempre la veracidad de toda la información que se publique (nunca publicar “rumores”). Salvo que se lo haya presenciado, para dar por cierto un hecho y proceder a publicarlo se requiere chequear con por lo menos dos fuentes confiables independientes entre sí que afirmen lo mismo, de lo contrario habrá que recurrir siempre al uso del tiempo verbal potencial.

En lo posible siempre se citan las fuentes y documentos desde donde se toma la información.

No presentar la información bajo la forma de injurias o calumnias, ni hacia personas ni hacia grupos, ni en términos despectivos en relación con su cultura, etnia o religión. Tampoco incitación al odio, a la violencia o a cualquier tipo de delito (sí cuestionar toda ley injusta, ya que el poder precisamente se instrumenta en las sociedad a través de buena parte de su aparato legal y judicial), ni apología de organizaciones delictivas, ya que esto sería hacerle el juego a quienes luego podrán victimizarse o recurrir a aprietes mediante denuncias por injurias, amenazas, daños y perjuicios, etc. Difundimos argumentos, no insultos.

Cuidar la redacción, combinando: capacidad de síntesis y relevancia pública de los temas (no cuestiones personales, ni de personajes que no son del interés público ni desempeñan funciones públicas, ni mucho menos cuestiones íntimas o de la vida privada de personas particulares). Evitar sensacionalismos, exageraciones, uso de imágenes ofensivas (morbosas, gore, de violencia extrema, pornográficas, etc.), correcto uso de la gramática (especialmente en tiempos de supuestos “lenguajes inclusivos”) y de la ortografía. Cuanta mayor profesionalidad tengamos, mayor credibilidad obtendremos.

No creemos en la objetividad porque no existe una mirada de la realidad que no se realice desde un lugar, recortando necesariamente los infinitos aspectos de lo analizado en base a los propios valores, pero sí creemos en la veracidad de la información y en la honestidad intelectual.

No perseguimos un fin de lucro sino de informar. El dinero es un medio dentro de este nefasto sistema monetario, nunca será para nosotros un fin en sí mismo. La difusión de información contrahegemónica al poder real es un servicio a la comunidad organizada, al pueblo, un compromiso, no un negocio. La información es un derecho de todos y una herramienta de transformación política, cultural, económica y social.

Sí consideramos ética la posibilidad de utilizar publicidad y donaciones particulares de lectores que ayuden a cubrir los costos del servicio del mantenimiento actualizado de los sitios web y comunidades en redes sociales, siempre que la publicidad no sea condicionante de la información que se difunde. A diferencia de buena parte de los espacios mediáticos: no admitimos dinero de Fundaciones, ONG’s, Embajadas, corporaciones ni partidos políticos de ningún tipo.

KontraInfo es (ɔ) Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos, siempre y cuando se cite la fuente. KontraInfo no se hace responsable de las opiniones vertidas por los visitantes, autores o colaboradores en los artículos publicados. Inspirados en las 4 libertades del software libre, nuestros lectores tendrán:
1-La libertad de usar el contenido como mejor les parezca para beneficio de la sociedad.
2-La libertad de adaptarlos a su realidad local, regional, nacional, del tipo de medio, etc.
3-La libertad de distribuir copias del contenido y multiplicarlo.
4-La libertad de mejorar el contenido.

Kontrainfo no cuenta ni le interesa contar con el apoyo económico de partidos políticos, fundaciones ni empresas de ningún tipo. Para poder sostener este espacio de independencia, crítica, reflexión y denuncia contra el poder solo contamos con tu aporte solidario como lector. Por eso, te pedimos que nos ayudes a seguir denunciando y reflexionando juntos, usando este enlace de colaboración con suscripción mensual.

¿Cómo se puede participar?

Se participa de KontraInfo compartiendo la información generada bajo esta idea de la manera más masiva posible y con diversos grados de compromiso: desde el simple compartir notas por redes sociales, su reproducción en otros sitios web, comunidades de redes sociales, programas radiales o televisivos o por la vía que se considere más apropiada.

Quien comparte la información que surge bajo la idea de KontraInfo y respeta estos puntos puede sentirse parte de KontraInfo.