Se cae otra gran mentira de Nisman: estudios de ADN niegan su hipótesis del conductor suicida en el caso AMIA. ¿En qué más mintió?

La derecha belicista de EEUU e Israel desde un primer momento buscó inculpar a Irán del atentado a la AMIA ocurrido en el año 1994. Nunca se encontró una sola prueba que sustentara esa teoría. Sin embargo, la CIA norteamericana y el Mossad israelí se encargaron de acercar todo tipo de supuestos indicios al fiscal Alberto Nisman quien, como quedó comprobado a través de Wikileaks, acudía asiduamente a la Embajada de los EEUU a recibir estas instrucciones. Los sectores belicistas norteamericanos e israelíes han venido durante años intentando llevar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el atentado a la AMIA como un casus belli contra Irán, su enemigo geopolítico.

Uno de los pilares de la “pista iraní” es la supuesta participación de una traffic-bomba, conducida por un tal “Ibrahim Berro”, imaginario terrorista suicida libanés del que Nisman afirmaba que habían quedado restos. Lo cierto es que:

1- Nunca se hallaron restos de la traffic (cuando en todos los ataques terroristas con coches-bomba siempre queda el chasis del vehículo o partes importantes del mismo), salvo un pequeño “pedazo del block del motor” que ya se sabe que fue plantado por personal militar israelí que participó del rescate en momentos posteriores al atentado.

2- Este jueves 30 de noviembre se conoció un nuevo e importante dato que hace caer la hipótesis de Nisman-CIA-Mossad: los restos humanos que se atribuían a Ibrahim Berro fueron cotejados con el ADN de la familia Berro y el análisis dio negativo, correspondiendo a Augusto Daniel Jesús, hijo de otra víctima del ataque. Todo esto fue informado por la Unidad Fiscal de Investigaciones del caso AMIA (UFI-AMIA).

Una nueva mentira de Nisman y las derechas de EEUU e Israel (junto a sus representantes locales de la DAIA y el PRO) ha quedado a la luz. ¿Alguna vez se sabrá la verdad de lo ocurrido?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*