“La Iglesia no avala las tomas. Menos aceptable es el oportunismo de quienes se aprovechan de los pobres para usarlos en función de sus ganancias y clientelismo político”. Comunicado de la Conferencia Episcopal

También te podría gustar...