Macri firmó un decreto para nueva deuda a medida de los Fondos Buitre

FondosBuitre-Macri

Mauricio Macri firmó el decreto 29/2017 que habilita al gobierno a endeudarse renunciando a la jurisdicción nacional a favor de tribunales extranjeros en EEUU e Inglaterra y que dispone”la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana”. Esto habilita, frente a un futuro default y reestructuración de deuda (nada descabellado dado el ritmo frenético de endeudamiento), que los Fondos Buitre vuelvan a adquirir bonos para luego reclamarlos en tribunales internacionales afines a sus intereses, obligando nuevamente a la Argentina a pagar bonos en condiciones totalmente usurarias.

Esto se opone también a la resolución de la ONU promovida por la Argentina en 2015, cuyo principio 6to sostiene: “El principio de la inmunidad soberana de jurisdicción y ejecución en materia de reestructuración de la deuda soberana es un derecho de los Estados ante los tribunales internos extranjeros, y las excepciones deberán interpretarse de manera restrictiva”.

 

¿Vuelven los buitres? El Gobierno renuncia a la inmunidad soberana
Por Ezequiel Orlando / ElDestapeWeb

Después de cerrar el capítulo de los fondos buitre, el Gobierno vuelve a acercar al país al límite, al autorizar la emisión de bonos en los que cederá la soberanía. El flamante ministro de Finanzas, Luis Caputo, planea colocar deuda por U$S 20.000 millones con las mismas legislaciones que entraron en default selectivo en 2014.

Mediante el decreto 29/2017 de la cartera de Finanzas, que lleva las firmas de su titular, del Presidente, Mauricio Macri, y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, se le dan facultades a Caputo para pedir préstamos por hasta U$S 20.000 millones a lo largo del año

La resolución ministerial habilita “a incluir cláusulas (en los bonos) que establezcan la prórroga de jurisdicción a favor de los tribunales ubicados en Nueva York -Estados Unidos-, y/o de los tribunales de Londres -Reino Unido-, y que dispongan la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana, exclusivamente, respecto a reclamos que se pudieran producir en la jurisdicción que se prorrogue y con relación a los acuerdos que se suscriban y a las emisiones de deuda pública que se realicen con cargo al presente decreto”.

Es decir, posibilita al Ejecutivo a emitir títulos que se rijan por leyes estadounidenses o inglesas, como los que emitieron los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en las reestructuraciones de deuda de 2005 y 2010. En una negociación sin precedentes, el entonces secretario de Finanzas,Guillermo Nielsen, consiguió que los acreedores acepten un recorte del 70% en sus tenencias a cambio que la Argentina reconozca la prórroga de la cesión de soberanía en los activos que correspondiera. Consultado en varias ocasiones por El Destape, el economista reconoció que no contaba con alternativas a la que tomó.

Quienes se negaron a la reducción se mantuvieron en default y reclamaron en los tribunales que el país había establecido desde la impresión de sus bonos: Estados Unidos y Europa. Fue por esto que los fondos buitre, a través de un juez como Thomas Griesa, consiguieron el cobro de casi la totalidad de lo reclamado.

Ahora, Caputo, Peña y Macri avalan, sin presiones de tenedores, decidieron repetir el error de ceder la soberanía, que no pueda la Justicia argentina decidir ante un eventual cese de pagos o disputa. Detrás, el argumento en el Ministerio de Finanzas es el de generar mayor confianza en los inversores financieros, que descreen aún del país.

En la decisión del miércoles publicada hoy en el Boletín Oficial, la cartera aclara, como corresponde, que “la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana no implicará renuncia alguna respecto de la inmunidad de la República Argentina con relación a la ejecución de los bienes”.

Asimismo, el decreto pide que “se incluyan las ‘cláusulas de acción colectiva’ y cláusula de ‘pari passu’, de conformidad con las prácticas actuales de los mercados internacionales de capitales”, que también embarraron la negociación y no le permitieron al ex ministro de Economía, Axel Kicillof, cerrar un acuerdo con los holdouts.

El Gobierno incrementó sustancialmente el pasivo público, pero el stock se mantiene en una situación “saludable” por el momento. Aunque es imposible prever la aparición de disputas con acreedores en las próximas décadas, se puede garantizar que la cesión de soberanía no beneficiará al Estado.

Fuente: http://www.eldestapeweb.com/vuelven-los-buitres-el-gobierno-renuncia-la-inmunidad-soberana-n24552

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*