El pensamiento de Manuel Belgrano que ocultó la historia oficial

FrasedeManuelBelgrano1

Cuando se recuerda a Manuel Belgrano se piensa en la bandera nacional argentina, pero se suelen olvidar sus ideas. No es inocente. La historia oficial, liberal, escrita por las élites económicas de la Argentina, ha querido vaciar de contenido a Belgrano para transformarlo en un bronce a admirar por su entrega y su arrojo, pero del que no se sabe qué pensaba. Los mismos que desde el poder económico centralizado en Buenos Aires lo abandonaron a morir en la pobreza, luego intentaron empobrecer su memoria vaciándola de contenido.

Compartimos en este breve texto una serie de citas que nos muestran la profundidad del pensamiento de Manuel Belgrano, revolucionario para su época y para nuestros tiempos contemporáneos.

Con una mirada aguda y de vanguardia así analizaba la desigualdad social:

“Que no se oiga ya que los ricos devoran a los pobres, y que la justicia es sólo para ellos.”

OligarquíaTerratenientes

“Se han elevado entre los hombres dos clases muy distintas: la una dispone de los frutos de la tierra; la otra es llamada solamente a ayudar por su trabajo en la reproducción anual de estos frutos y riquezas o a desplegar su industria para ofrecer a los propietarios comodidades y objetos de lujo a cambio de lo que les sobra. El imperio de la propiedad es el que reduce a la mayor parte de los hombres a lo más estrechamente necesario.”
(La Gaceta, 1813)

Latifundio

Frente a esta desigualdad de grandes terratenientes por un lado y del otro marginados en la miseria, no dudó en proponer una Reforma Agraria que le diera tierras a los que menos tienen para que así pudieran salir de la pobreza:

Latifundio1

“Es de necesidad poner los medios para que puedan entrar al orden de la sociedad los que ahora casi se avergüenzan de presentarse a sus conciudadanos por su desnudez y miseria, y esto lo hemos de conseguir si se le dan propiedades (…) que se podría obligar a la venta de los terrenos que no se cultivan, al menos en una mitad, si en un tiempo dado no se hacían las plantaciones por los propietarios; y mucho más se les debería obligar a los que tienen sus tierras enteramente desocupadas, y están colinderas con nuestras poblaciones de campaña, cuyos habitadores están rodeados de grandes propietarios” (Correo de Comercio, 1810)

A su vez sostenía que no era posible una realidad social más justa sin cambios en la educación:

“Sin educación, en balde es cansarse, nunca seremos más que lo que desgraciadamente somos.”  
 “Esos miserables ranchos donde ve uno la multitud de criaturas que llegan a la edad de pubertad sin haber ejercido otra cosa que la ociosidad, deben ser atendidos hasta el último punto”.  (Memorias Consulares)
“Los niños miran con fastidio las escuelas, es verdad, pero es porque en ellas no se varía jamás su ocupación; no se trata de otra cosa que de enseñarles a leer y escribir, pero con un tesón de seis o siete horas al día, que hacen a los niños detestable la memoria de la escuela, que a no ser alimentados por la esperanza del domingo, se les haría mucho más aborrecible este funesto teatro de la opresión de su espíritu inquieto y siempre amigo de la verdad. ¡Triste y lamentable estado el de nuestra pasada y presente educación!” (Escritos Económicos)

Entendía que la economía de un país no podía basarse solo en la producción agropecuaria sino que era necesario un correcto desarrollo industrial para poder tener una verdadera independencia: “Los frutos de la tierra, sin la industria no tendrán valor”, “Ni la agricultura ni el comercio serían, así en ningún caso, suficiente a establecer la felicidad de un pueblo si no entrase a su socorro la oficiosa industria” (Correo de Comercio). Previó el daño de importar productos extranjeros cuando los mismos se podían fabricar en el país: “La importación de mercancías que impide el consumo de las del país, o que perjudican al progreso de sus manufacturas y de su cultivo lleva tras sí necesariamente la ruina de una nación”.  Condenó el endeudamiento externo: “Los rivales de un pueblo no tienen medio más cierto de arruinar su comercio, que el tomar interés en sus deudas públicas”.

No solo luchó por la liberación frente al dominio español, también intentó devolver sus tierras a los Pueblos Originarios:

PueblosOriginarios1

“A consecuencia de la Proclama que expedí para hacer saber a los Naturales de los Pueblos de las Misiones, que venía a restituirlos a sus derechos de libertad, propiedad y seguridad de que por tantas generaciones han estado privados, sirviendo únicamente para las rapiñas de los que han gobernado, como está de manifiesto hasta la evidencia, no hallándose una sola familia que pueda decir: ‘estos son los bienes que he heredado de mis mayores’. Mis palabras no son las del engaño, ni alucinamiento, con que hasta ahora se ha tenido a los desgraciados naturales bajo el yugo de fierro, tratándolos peor que a las bestias de carga, hasta llevarlos al sepulcro entre los horrores de la miseria e infelicidad, que yo mismo estoy palpando con ver su desnudez, sus lívidos aspectos, y los ningunos recursos que les han dejado para subsistir”.  (Reglamento para el régimen Político y Administrativo y Reforma de los 30 pueblos de las Misiones)

Como se ve, Manuel Belgrano fue un pensador muy completo, su figura excede largamente el rol de abogado y militar que le asignó la historia liberal. Su pensamiento sigue hoy tan vigente como en su época.

Loading Facebook Comments ...

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*