Cap. V: La Casa Rothschild, el Sionismo Financiero y el Estado de Israel

CAPÍTULO 5: LA DINASTÍA ROTHSCHILD

El poder de la Banca Rothschild,
el Sionismo Financiero, el Estado de Israel y los EEUU

rothschild-logo

rothschild-escudodearmas
Escudo de armas de la Dinastía Rothschild. Entre otros elementos simbólicos pueden verse las manos con cinco flechas en referencia a las cinco dinastías europeas (Londres, París, Nápoles, Frankfurt y Viena) de los hijos del patriarca Mayer Rothschild (citando al Salmo 127: “Como flechas en la mano del héroe, así los hijos de la juventud”) y, según la explicación oficial, una referencia también a la historia que cuenta Plutarco de Scilurus, quien en su lecho de muerte pidió a sus hijos que rompieran varias flechas juntas con la mano y luego de que no pudieran les mostró que podía romperlas una por una, mostrando así que el poder estaba en la unidad. En el centro el Escudo Rojo (traducción del alemán roth-schild), arriba y a la izquierda una estrella de seis puntas y el águila negra imperial (figura heráldica que proviene del antiguo Imperio Romano, restituida por Carlomagno).

 

Muchas teorías se han elaborado sobre la dinastía de banqueros Rothschild, que se encuentra detrás de muchos de los miembros más importantes del Club Bilderberg (George Soros, Franco Bernabè, Marcus Agius, John Kerr, John Micklethwait, Zanny Minton Beddoes, por ejemplo) y del Estado de Israel, siendo de hecho ideadores y fundadores del mismo (recordar la Declaración Balfour de 1917 entre el gobierno británico y Lord Rothschild), sostenedores financieros (incluso donando el edificio sede del Poder Legislativo, Knesset, y el edificio sede del Poder Judicial, el Tribunal Supremo) y políticos (a través del World Jewish Congress).

El primer miembro de la dinastía de quien se tiene registro fue Izaak Elchanan Rothschild, nacido en 1577. Fueron desarrollando su imperio financiero internacional en las cortes de la nobleza europea a partir del siglo XVIII, especialmente a partir del nacimiento de Mayer Amschel Rothschild en 1744. En las guerras napoleónicas financiaron la campaña inglesa, solo en 1815 se tiene constancia de un préstamo de 9,8 millones de libras al Duque de Wellington (unos U$S 815 millones al valor actual), según una de las varias páginas oficiales de la Dinastía: “Gracias a la financiación de los Rothschild, Wellington pudo pagar a los 209.000 soldados ingleses, holandeses y prusianos que se habían reunido en Bélgica y que  posteriormente derrotaron a Napoleón en Waterloo”. Si bien la historia oficial no tiene documentación de la época para confirmarlo, se cree que hicieron una fortuna en el mercado de valores de Londres al enterarse antes del triunfo en Waterloo, debido a su red propia de mensajeros, solo se conserva la post-data de una carta del mensajero John Roworth a Lord Rothschild en la que le dice: “El Comisario White me ha informado que usted lo ha hecho bien gracias a la información temprana que tuvo de la victoria ganada en Waterloo”.

A partir de 1816 las distintas ramas de la familia reciben títulos nobles de “barones” por parte del Imperio Austro-Húngaro y la Corona Británica. Ya para 1825 pudo ofrecer préstamos suficientes al Banco de Inglaterra para evitar una crisis financiera. Jugaron un rol importante en la independencia de Brasil del Portugal, aportando al gobierno brasileño el dinero necesario para su reconocimiento. Aldred de Rothschild dirigió personalmente el Banco de Inglaterra desde 1868 a 1889. Los Rothschild fueron unos de los más importantes financistas tanto de la Reina Victoria (1837-1901) de Gran Bretaña (quien asumió el título de “Protectora de los Judíos”), como de su primer ministro Benjamin Disraeli, del Rey Eduardo VII (su sucesor y Gran Maestre masónico de la Gran Logia Unida de Inglaterra), y del Rey Luis Felipe I (1830-1845) de Francia. La rama de Nápoles tuvo relaciones con el Banco Vaticano y se cuenta que en 1832 muchos se asombraron al ver que a Carl von Rothschild no se le reclamaba besarle los pies al Papa Gregorio XVI como se le exigía al resto de sus interlocutores (incluidos los reyes). En 1873 fundan Rio Tinto, una de las corporaciones mineras más importantes desde ese momento hasta hoy.

En la actualidad además de disfrutar de plantaciones de viñedos y bodegas alrededor del mundo (Israel, China, Francia, EEUU, Chile) y haber donado más de 60.000 obras de arte a distintos museos, conservan una red de cientos de palacios, mansiones y hasta castillos con estilo gótico en distintos países del mundo. Muchos de los cuales hasta se han dado el lujo de donarlos a universidades e instituciones públicas.

En las imágenes solo unos pocos: Waddesdon Manor en Waddesdon, Inglaterra (las 5 primeras imágenes, un palacio que fue admirado por la Reina Victoria y su hijo el Rey Eduardo VII); la villa de Beatrice de Rothschild en la Côte d’Azur (Francia); Halton House y Mentmore Towers (Buckinghamshire, Inglaterra); Château de Ferrières (Francia), el château más largo del siglo XIX, del que dijo el Emperador alemán Guillermo I “ningún rey podría sostenerlo, solo puede pertenecer a un Rothschild”; Villa Pinatelli (Italia) y los neogóticos Rothschildschloss, Waidhofen (Austria) y el Castillo de Haar (Holanda).

rothschild-waddesdonmanor

rothschildwaddesdonmanorfront

rothschild-waddesdonmanor-proserpina

En Waddesdon Manor, uno de los principales atractivos es la escultura central de la mansión, que se encuentra en medio de un ojo de agua. Está dedicada a Plutón, Rey de los Infiernos, raptando a Proserpina, futura Reina del Hades (es el “dios de la muerte” para los romanos y el “dios de la riqueza” para los griegos). Siendo que los mismos Rothschild se reconocen públicamente como miembros de la Masonería, al igual que gran parte de la nobleza y la realeza inglesa, la elección de esta deidad no es casual y es bastante significativa en su simbolismo. Según la mitología, Plutón:como soberano vela por la administración de su estado y dicta sus inflexibles leyes. Sus súbditos, sombras ligeras y miserables, son tan numerosos como las olas del mar y las estrellas del firmamento: todo lo que la muerte cosecha sobre la Tierra vuelve a caer bajo el cetro de este dios, aumentando su riqueza o convirtiéndose en su presa. Desde el día en que inauguró su reino, ni uno de sus ministros infringió sus órdenes, ni uno de sus súbditos intentó una rebelión. De los tres dioses soberanos que controlan el mundo, él es el único que nunca ha de temer la insubordinación o la desobediencia y cuya autoridad se reconoce universalmente. De todos los dioses, Plutón era el más despiadado y temido por los hombres. Si bien era inflexible, se consideraba que era el más justo de todos los dioses, pues a su reino acababa llegando cualquier ser mortal más tarde o más temprano, sin importar su clase, rango o lugar de procedencia”.

Sobre Proserpina siendo secuestrada por Plutón, la mitología nos cuenta: “En el lago Pergusa se bañaba Proserpina, quien jugaba con ninfas y recogía flores. Entonces Plutón surgió del cercano volcán Etna con cuatro caballos negros y la raptó para casarse con ella y vivir juntos en el Hades, el inframundo grecorromano, del que era gobernante. Plutón era también su tío, pues Júpiter y Ceres eran sus hermanos. Así Proserpina se convirtió en la Reina del Inframundo”.

Sobre su relación con la Masonería, los mismos Rothschild afirman:

“Los miembros de la familia Rothschild han estado involucrados con los francmasones, una organización fraternal cuyos miembros están preocupados por los valores morales y espirituales, el auto-mejoramiento, y ayudar a sus comunidades con esfuerzos caritativos”.

“Los Rothschild comenzaron a adquirir grandes propiedades en Buckinghamshire en la década de 1840. En 1836, la viuda de Nathan Mayer Rothschild, Hannah (1783-1850), compró algunos acres de tierra en Mentmore en Buckinghamshire para que sus hijos pudieran hacer ejercicio saludable fuera de la ciudad. En 1850 Mayer compró la mansión de Mentmore por £ 12,400 y encargó a Joseph Paxton y su yerno George Stokes para construirle una casa. En 1900, diferentes ramas y generaciones de la familia poseían miles de acres, por lo que el Valle de Aylesbury casi se convirtió en un enclave Rothschild, la propiedad más famosa de Waddesdon Manor, construida por el Barón Ferdinand de Rothschild (1839-1898)”.

rothschild-christmas-2016-waddesdonmanor

rothschild-waddesdonmanor2

rothschildcastillocotedeazur

rothschild-haltonhouse-northface

rothschildcastillomentmore_towers rothschildchateau_de_ferrieres

rothschildcastillovillapignaples

rothschildcastillowaidhofen rothschildcastillohaar

Para 1870 estuvieron entre los principales financistas del Movimiento Sionista, quedando registro de los 500.000 francos anuales que la rama francesa le otorgaba a la Alliance Israélite Universelle. Ya en el siglo XX, el Barón Edmond de Rothschild fue el patrocinador de los primeros emplazamientos sionistas en Palestina (un siglo más tarde es la banca Goldman Sachs, muy cercana a la Rothschild, la que ahora financia los asentamientos sionistas ilegales en territorios palestinos) y fue luego el destinatario de la Declaración Balfour (que detallamos en este mismo texto más abajo).

En 1924 el Barón Rothschild estableció la Palestine Jewish Colonisation Association con la que adquirió 125.000 acres para colonizaciones. La página oficial dice: “Cuando Edmond murió en París en 1934, dejó un legado que incluía la recuperación de casi 500.000 dunams (50.000 hectáreas) de tierra y casi 30 asentamientos”. Ya con el Estado de Israel fundado, la Casa Rothschild financió gran parte de los edificios públicos como los del Parlamento (Knesset) y la Corte Suprema.

supreme-court-israel
Corte suprema de Israel.

supreme-court-israel3

También el poder financiero de la Banca Rothschild se encuentra detrás de la Reserva Federal de los EEUU, la institución privada encargada de emitir dólares a nivel global. Bancos e industria armamentista, guerras interminables y control de recursos estratégicos se encuentran detrás de los poderosos lobbies sionistas (el AIPAC, la organización masónica B’nai B’rith, la Anti-Defamation League, el World Jewish Congress -fundado en 1897 por uno de los padres del sionismo, Theodor Herzl-, etc.) que controlan y financian a gran parte de la política norteamericana. Actualmente el Presidente de la junta directiva del World Jewish Congress, la principal entidad sionista mundial, es el Barón David René de Rothschild.

davidderothschild2014
David de Rothschild, presidente de la junta directiva del WJC y presidente de Rothschild & Co.

lauder-rockefeller-wjc-pataki-bloomberg
Ronald Lauder, presidente del WJC junto a David Rockefeller.


Jacob Rothschild y el Príncipe Carlos.

Lynn Forester de Rothschild, Príncipe Carlos y Christine Largard (FMI).


Macron, actual presidente de Francia junto a David de Rothschild. Recordemos que Macron viene de ser directivo de Banque Rothschild.

Los principales dirigentes de EEUU e Israel hablando en el AIPAC:
Israel's Prime Minister Benjamin Netanyahu addresses the American Israel Public Affairs Committee (AIPAC) policy conference in Washington, March 2, 2015. Netanyahu said on Monday that the alliance between his country and the United States is "stronger than ever" and will continue to improve. REUTERS/Jonathan Ernst (UNITED STATES - Tags: POLITICS TPX IMAGES OF THE DAY)
netanyahu-aipac2trump-aipac

hillaryaipac2 hillary-aipac  obamaaipac

¿Qué es el Sionismo?
por Thierry Meyssan

A mediados del siglo XVII, los calvinistas británicos se reagruparon alrededor de Oliver Cromwell y cuestionaron la fe y la jerarquía del régimen imperante en Gran Bretaña. Después de derrocar la monarquía anglicana, el «Lord protector» pretendió permitir al pueblo inglés alcanzar el estado de pureza moral necesario para atravesar una tribulación de 7 años, acoger el regreso de Cristo y vivir apaciblemente con él durante 1 000 años (el «Millenium»). Para ello, según su interpretación de la Biblia, había que dispersar a los judíos por todo el mundo, reagruparlos después en Palestina y reconstruir allí el templo de Salomón. Bajo esa perspectiva, Oliver Cromwell instauró un régimen puritano, anuló en 1656 la medida que prohibía a los judíos instalarse en Inglaterra y anunció que su país se comprometía a crear en Palestina el Estado de Israel.

aipac-conf

Al ser derrocada la secta de Cromwell, al final de la «Primera Guerra Civil Inglesa», y resultar muertos o exilados sus partidarios, se restableció la monarquía anglicana y esta abandonó el sionismo –o sea, el proyecto de creación de un Estado para los judíos. Pero resurgió en el siglo XVIII, con la «Segunda Guerra Civil Inglesa» –así se denomina en los manuales de Historia de la enseñanza secundaria del Reino Unido– que el resto del mundo conoce como la «Guerra de Independencia de los Estados Unidos» (1775-83). Contrariamente a lo que todo el mundo cree, esa guerra no se basó en los ideales de la Ilustración, que más tarde animaron la Revolución Francesa, sino que fue financiada por el rey de Francia y se libró por motivos religiosos y al grito de «¡Nuestro Rey es Jesús!».

George Washington, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin, por sólo mencionarlos a ellos, se presentaron como los sucesores de los partidarios exilados de Oliver Cromwell. Lógicamente, Estados Unidos retomó el proyecto sionista.

En 1868, la reina Victoria designó como primer ministro de Inglaterra al judío Benjamin Disraeli, quien propuso conceder algo de democracia a los descendientes de los partidarios de Cromwell para poder apoyarse sobre todo el pueblo y extender por el mundo el poder de la Corona.

Fue sobre esa base sionista que el Reino Unido restableció relaciones con sus ex colonias de América, ya convertidas en Estados Unidos, al término de la «Tercera Guerra Civil Inglesa», denominada en Estados Unidos como «American Civil War» y en Europa continental como la «Guerra de Secesión» (1861-1865), en la que salieron vencedores los WASP (White Anglo-Saxon Puritans) sucesores de los partidarios de Cromwell.

O sea, casi hasta el final del siglo XIX, el sionismo es un proyecto exclusivamente puritano y anglosajón al que se suma sólo una élite judía. Pero es firmemente condenado por los rabinos, quienes interpretan la Torah como una alegoría y no como un plan político.

Entre las consecuencias actuales de esos hechos históricos está el que haya que reconocer que el sionismo, además de plantear como objetivo la creación de un Estado, también sirvió de base a la fundación de Estados Unidos. A partir de esa conclusión, la cuestión de saber si las decisiones políticas de ese conjunto se toman en Washington o en Tel Aviv deja de tener relevancia. La misma ideología controla el poder en ambos países. Por otro lado, al ser el sionismo el elemento que permitió la reconciliación entre Londres y Washington cuestionarlo es atacar la base misma de esa alianza, la más poderosa del mundo.

Theodor Herzl era un admirador del comerciante de diamantes Cecil Rhodes, el teórico del imperialismo británico y fundador de Sudáfrica, de Rhodesia (a la que incluso dio su nombre) y de Zambia (ex Rhodesia del Norte).

El 2 de noviembre de 1917, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Lord Balfour, envió a Lord Walter Rothschild una carta abierta en la que se comprometía a crear un «hogar nacional judío» en Palestina. El presidente estadounidense Woodrow Wilson incluyó la creación de Israel entre sus objetivos de guerra oficialmente reconocidos (es el n° 12 de los 14 puntos presentados al Congreso de Estados Unidos el 8 de enero de 1918).

Desde su admisión en la ONU, Israel ha violado constantemente las sucesivas resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad sobre la cuestión israelo-palestina. Sus vínculos orgánicos con dos de los miembros del Consejo de Seguridad con derecho de veto han mantenido a Israel fuera del alcance del derecho internacional. Israel se ha convertido así en un Estado offshore gracias al cual Estados Unidos y el Reino Unido pueden darse el lujo de fingir ser Estados que respetan el derecho internacional, cuando en realidad lo violan a través de ese seudo Estado.

Creer que la cuestión de Israel es un problema exclusivo del Medio Oriente es un error total y absoluto. Hoy en día, Israel opera militarmente en todo el mundo, como agente del imperialismo anglosajón. En Latinoamérica fueron agentes israelíes quienes organizaron la represión durante el intento de golpe de Estado contra el presidente de Venezuela Hugo Chávez, en 2002, y también en Honduras durante el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, en 2009. En África, había agentes israelíes por todos lados durante la guerra de los Grandes Lagos y fueron ellos quienes organizaron la captura de Muammar el-Kadhafi. En Asia, agentes israelíes dirigieron el asalto y masacre contra los Tigres Tamiles, en 2009, etc. En cada ocasión, Londres y Washington juran que nada tienen que ver con lo sucedido. Por otro lado, Israel controla numerosas instituciones mediáticas y financieras, como la Reserva Federal estadounidense.

 

Estos lazos ayudan a comprender el siempre estrecho vínculo de EEUU con Israel (más allá de que Israel sirva de gendarme militar en Medio Oriente para el imperio global, incluso con capacidad nuclear), el poder político y financiero de los lobbies pro-Israel en EEUU que influencian su política internacional promoviendo sus vertientes más belicistas, la ayuda militar que Israel recibe de EEUU por miles de millones de dólares cada año y el permanente apoyo de la potencia imperial en todas las votaciones en la ONU, evitando que se castigue a este Estado por sus constantes masacres con bombardeos en Gaza, crímenes de guerra, apartheid y acciones de terrorismo de estado en contra del pueblo palestino:

10568819_10152634185394468_1428368850681348278_n
EEUU es el único país que vota en contra de las resoluciones de condena de la ONU contra Israel.

Solo en los ataques de 2014, Israel asesinó a 2300 personas en Gaza, 3/4 partes de los cuales eran civiles, mujeres, niños y ancianos en su mayoría. Estos ataques han sido sistemáticamente condenados por la Comisión de DDHH de la ONU e incluso por organismos de DDHH dentro de Israel como B’Tselem.

10478596_733231103379699_843934012238997087_n
El muro del apartheid israelí contra el pueblo palestino:

568-la-forma-de-los-muros1 10846435_801359709905691_7320973876750867267_n

11206029_882135778494960_6377628289340485067_n 11013311_882135735161631_5813718973162096155_n
11201000_882135978494940_1989335154484666117_o1383151_882135865161618_7141963782350120334_n 10429321_562197447244433_373570360321779859_n 10304801_280325178839080_4314305166718620187_n 10888421_815634408478221_29996020118639283_n10801642_416182698535834_3187404025148263312_n 1538767_795810563793939_7411926093300044500_n 10613029_796561607052168_4523856062130614444_n

Sobre la relación de EEUU con Israel, compartimos las palabras de Juan Gelman, del 1 de diciembre de 2002 en el diario Página 12:

“Un estudio del Servicio de Investigaciones del Congreso norteamericano registra que en el período 1949-1996 el monto de la ayuda estadounidense a Israel ascendió a 62.500 millones de dólares. En el mismo período, la ayuda –o lo que sea– que EE.UU. destinó a los países del Africa subsahariana, América Latina y el Caribe todos juntos fue de 62.297,8 millones de dólares, suma escasamente inferior a la recibida por un solo país que tiene menos habitantes que Hong Kong. Según la Oficina de Documentación Demográfica de Washington, a mediados de los años ‘90 la población total de las naciones subsaharianas era de 568 millones de habitantes y la ayuda norteamericana que recibieron, de 24.425,7 millones de dólares en el período considerado, es decir, 2,99 dólares por habitante. Los países de América Latina y el Caribe obtuvieron en conjunto y en idéntico lapso 38.254,4 millones de dólares, es decir, 79 dólares por habitante. En el mismo período la ayuda para 5,8 millones de israelíes fue de 10.775, 48 dólares per cápita. Por cada dólar que EE.UU. destinó a un africano, gastó 250,65 para un israelí. (…) En cuanto a los préstamos, las autoridades israelíes aducen que nunca han dejado alguno impago. Tienen razón: Washington nunca les ha reclamado que los paguen. De hecho, son donaciones encubiertas, a veces de manera explícita. EE.UU. mantiene esta costumbre desde el año mismo de la creación del Estado de Israel. (…) Richard H. Curtiss, autor de una investigación sobre el tema, señala: “En suma, sea que la ayuda a Israel asuma la forma de un préstamo o bien de una donación, su importe nunca regresa al Tesoro de Estados Unidos” (…) ¿Será por eso que en una tempestuosa reunión del gabinete israelí que tuvo lugar el 3 de octubre de 2001 Sharon exclamó: “Quiero decirles algo muy claramente, no se preocupen por EE.UU. Nosotros controlamos a EE.UU. y los estadounidenses lo saben”? Así lo informó Radio Israel (Kol Yisrael) y nunca fue desmentida”.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-13588-2002-12-01.html

El avance territorial de Israel sobre los territorios palestinos hubiera sido imposible sin la complicidad de los EEUU:

territorio_palestina_israel

La desestabilización de Medio Oriente con la destrucción de países enteros como Irak y Siria, permiten a algunos sectores sionistas soñar con (y a los países árabes temer) el proyecto bíblico del “Gran Israel”, estructura estatal hipotética (siempre negada por las autoridades israelíes) con límites desde el Éufrates al Nilo:

“Ese día, Yahveh hizo un pacto con Abraham, y dijo: ‘A tus descendientes les doy estas tierras, desde el río de Egipto hasta el río Éufrates. La tierra de los Quenitas, Quenizitas, Cadmonitas, Hititas, Perizitas, Refaim, Amoritas, Canaanitas, Girgasitas y Yebusitas'” (Génesis 15:18-21).

granisrael

 

Barón Edmond de Rothschild en el billete de 500 shekels de Israel:

Bilderberg047rothschild12_03

Edmond de Rothschild en medalla conmemorativa de Oro Rothschild/Knesset, Israel 1966. Conmemora la ayuda de la familia Rothschild para el establecimiento de Israel y la fundación de la Knesset (Parlamento israelí):


Bilderberg048rothschildmoneda

Luego de dominar las finanzas mundiales durante el siglo XIX, los siglos XX y XXI encuentra a los Rothschild ramificados en líneas dinásticas en Inglaterra, Francia, Italia y Austria. Coherente con su estrategia de pasar desapercibidos a partir del siglo XX, a pesar de que hoy las oficinas de la Banca Rothschild se expanden en más de 40 países alrededor del mundo, la participación de los Rothschild en Bilderberg se da de modo encubierto, a través de:

George Soros (se descubre esta relación a través de financistas como Richard Katz, directivo tanto de Quantum Fund, propiedad de Soros como de Rothschild Italia S.p.A., N.M. Rothschild & Sons de Londres y otros financistas en común como G.C. Karlweis y Nils O. Taube), hay registro de su participación en Bilderberg en los años 1990, 1994, 1996, 2000 y 2002,
Franco Bernabè, Vicepresidente de Rothschild Europa, Presidente y CEO de Telecom Italia, miembro permanente de Bilderberg
John Kerr, Presidente de Royal Dutch Shell y al mismo tiempo director de Rio Tinto empresa emblemática de los Rothschild, miembro permanente de Bilderberg
John Micklethwait, ex-Editor en Jefe de The Economist propiedad de los Rothschild,
Zanny Minton Beddoes, actual Editora en Jefe de The Economist,
Marcus Agius, directivo del Banco Barclays, miembro permanente de Bilderberg, casado con Katherine de Rothschild.

Miembros de la dinastía Rothschild partiparon en Bilderberg de modo directo en los años:
-1998 Evelyn de Rothschild, presidente de N.M. Rothschild and Sons, presidente de The Economist (1972–1989) y director de IBM (1972–1995)
-1995 Emma Rothschild
-1983 Evelyn de Rothschild
-1977 Baron Edmond de Rothschild, miembro del comité directivo de Bilderberg

(Todas estas relaciones pueden comprobarse muy fácilmente googleando los nombres y recurriendo a las páginas oficiales)

De acuerdo al investigador Daniel Estulin, la Banca Rothschild está detrás del denominado Grupo Inter-Alpha. Este grupo formado en 1971 consiste de 11 bancos:

-Santander (España),
-Royal Bank of Scotland (Escocia),
-Intesa Sanpaolo (Italia),
-Societe Generale (Francia),
-Commerzbank (Alemania),
-ING (Países Bajos),
-KBC (Bélgica),
-Nordea (Suecia),
-Banco Nacional de Grecia,
-Banco Espirito Santo de Portugal
-AIB de Irlanda.

Según Wikipedia:

“La familia Rothschild, conocida como la Casa Rothschild o simplemente «los Rothschild», es una dinastía europea de origen judeoalemán algunos de cuyos integrantes fundaron bancos e instituciones financieras a finales del siglo XVIII, y que acabó convirtiéndose, a partir del siglo XIX, en uno de los más influyentes linajes de banqueros y financieros de Europa”.

A su fundador Mayer Amschel Rothschild (1744-1812) se le atribuye la siguiente frase:

Bilderberg049Rothschild-MayerAmschelRothschild

“A cinco hermanos de la rama austríaca de la familia se les otorgaron baronías hereditarias del Imperio de los Habsburgo por el Emperador Francisco I de Austria en 1816. La rama británica de la familia fue elevada a la nobleza por la reina Victoria”.

“En el siglo XIX, la familia Rothschild de Nápoles construyó estrechas relaciones con el Banco del Vaticano, y la asociación entre la familia y el Vaticano continuó en el siglo XX. En 1832, cuando el Papa Gregorio XVI se entrevistó con Carl Mayer von Rothschild, los observadores se sorprendieron de que los Rothschild no estaban obligados a besar los pies del Papa, como se requiere a todos los demás visitantes del Papa, entre ellos los monarcas”.

“Los Rothschild fueron partidarios y activos colaboradores de la creación del Estado de Israel. En 1917 Lionel Walter Rothschild, 2º barón Rothschild, fue el destinatario de la Declaración de Balfour a la Federación Sionista que comprometió al gobierno británico para el establecimiento en el Mandato Británico de Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío. Tras la muerte de James de Rothschild en 1868, Alphonse Rothschild, su hijo mayor, se hizo cargo de la administración del banco de la familia y fue el más activo en el apoyo a Eretz Israel. Durante la década de 1870 la familia Rothschild contribuyó con cerca de 500.000 francos por año a la Alianza Israelita Universal. El Barón Edmond James de Rothschild, el más joven de los hijos de James de Rothschild fue un gran benefactor y patrocinó la creación de la primera colonia en Eretz Israel en Rishon LeZion en 1882. También compró a los terratenientes otomanos otros terrenos que ahora constituyen el Estado de Israel. En 1924, fundó la Asociación de Colonización Judía, que adquirió más de 22,36 km² de tierras y creó proyectos empresariales. Tel Aviv tiene un sendero, el Boulevard Rothschild, que lleva su nombre así como diversas localidades en todo Israel, como el Edmond de Rothschild Park en Boulogne-Billancourt, Metula, Zikhron Ya’aqov, Rishon LeZion y Rosh Pina. Los Rothschild también jugaron un papel importante en la financiación de algunas de las infraestructuras gubernamentales de Israel. James Armand de Rothschild financió el edificio de la Knesset como donación al Estado de Israel y el edificio del Tribunal Supremo de Israel fue donado a Israel por Dorothy de Rothschild. Fuera de la cámara presidencial se exhibe la carta que la Sra. Rothschild escribió a quien fuera Primer Ministro de Israel en ese momento, Shimon Peres, expresando su intención de donar un nuevo edificio para la Corte Suprema”.

Según la página oficial The Rothschild Archive: “A partir de 1916, los británicos esperaban que, a cambio de su apoyo al sionismo, este los ayudara a financiar los crecientes gastos de la Primera Guerra Mundial, que se hacía cada vez más oneroso. Más importante aún, los encargados de la formulación de políticas en el Ministerio de Relaciones Exteriores creían que se podía convencer a los sionistas para persuadir a los Estados Unidos de que se unieran a la guerra. En este momento, había muchos sentimientos pro-sionistas por parte de la élite política y el establecimiento. Muchos de los líderes de Gran Bretaña, incluido el primer ministro David Lloyd George, y el propio Balfour, eran cristianos-sionistas profundamente religiosos”.

Bilderberg050DeclaracionBalfourLordRothschild

El sionismo cristiano evangélico fundamentalista

Un sentido de la historia, de la poesía y de la moralidad impregnó a los Cristianos Sionistas que,hace más de un siglo, comenzaron a escribir, planear y organizar la restauración de Israel“.
-Benjamin Netanyahu, 6 de febrero de 1985.

No solo la banca Rothschild participó de las tratativas para la instalación del Estado de Israel: también las bancas norteamericanas Rockefeller y JP Morgan. Lo hicieron a través del reverendo protestante sionista William Blackstone, en lo que se conoció como el “Memorial Blackstone”, una petición de 1891 al presidente de EEUU, Benjamin Harrison, solicitando la creación del Estado de Israel en Palestina. En la misma Blackstone incluyó las firmas de los influyentes John D. Rockefeller y J. P. Morgan, el futuro presidente William McKinley y los editores de los periódicos Boston Globe, New York Times, Chicago Tribune, Philadelphia Inquirer, y el Washington Post. Por este motivo muchos consideran a Blackstone como uno de los padres del sionismo, junto a Theodor Herzl. Un segundo Memorial Blackstone fue presentado en 1917 al presidente norteamericano Woodrow Wilson, quien luego le hizo saber al gobierno inglés su simpatía con la Declaración Balfour.

Gran parte de los grupos evangelistas fundamentalistas de EEUU son sionistas, defienden las políticas del Estado de Israel como si de un Estado elegido por Dios se tratase y tratan a la Iglesia Católica y al resto de iglesias no-sionistas como manifestaciones demoníacas a combatir. Entre ellos, Jerry Falwell, el fundador de la Iglesia Bautista Thomas Road en Lychburg y cofundador de la Moral Majority, Christians United for Israel (CUFI), la International Christian Embassy in Jerusalem, John Hagee, Pat Robertson, Billy Graham y otros.

Según el periodista Thierry Meyssan (en 2006): “En un país cuyos ciudadanos abandonan los partidos políticos para integrarse a las iglesias evangélicas, el condicionamiento de la opinión pública empieza por la manipulación de los creyentes. Paralelamente a la preparación de la ofensiva contra el Líbano, el Pentágono y el ejército israelí montaron el CUFI, una federación que reúne a los cristianos sionistas y cuyo objetivo es transformar a 50 millones de adeptos de las iglesias evangélicas en militantes a favor de la guerra (…) Históricamente, el sionismo es un fenómeno cristiano desde mucho antes de ser judío. Los cristianos sionistas se creen un segundo pueblo elegido y piensan que su destino está ligado al del pueblo judío. Para ellos, el regreso de Cristo se producirá únicamente cuando los judíos se hayan reagrupado en Palestina. Para propiciar el fin de los tiempos tendrían por tanto que volver a crear un Estado para los judíos sin tener miedo a provocar cataclismos apocalípticos”.

Sigue Meyssan: “En agosto de 1985, la Embajada organiza con las autoridades del régimen del apartheid el primer Congreso Mundial de Cristianos Sionistas. El congreso tuvo lugar en Basilea (Suiza) en la misma sala en que Theodor Herzl había creado el movimiento judío sionista 98 años antes. En octubre de 2003, los cristianos sionistas sellaron su alianza con los neoconservadores en el marco de la Cumbre de Jerusalén, en presencia de Ehud Olmert y de Benjamín Netanyahu. Finalmente, el 5 de enero de 2004, el buró de la Cumbre de Jerusalén creó un grupo ad hoc de 14 miembros del parlamento israelí bajo el nombre deChristian Allies Caucus. Todas estas operaciones se han desarrollado con ayuda de la Fellowship Foundation, organización particularmente discreta que supervisa y financia desde el Pentágono una pléyade de iglesias evangélicas a través del mundo“.

De acuerdo a Wikipedia: “Hoy, Jerry Falwell, que llama al Cinturón Bíblico estadounidense el Cinturón de Seguridad de Israel, calcula que existen 70 millones de sionistas cristianos y 80.000 pastores sionistas cuyas ideas son diseminadas por 1.000 emisoras cristianas de radio y 100 cadenas cristianas de televisión. Constituyen de forma clara una facción dominante del Partido Republicano y representan un cuarto de sus votantes”.

Los horrores de la Segunda Guerra Mundial generaron las condiciones ideales para la inmediata creación del Estado de Israel, solo a 3 años de finalizada la misma. Esto dio inicio a la Nakba, con el desplazamiento forzado de alrededor de 700.000 palestinos de su tierra.

Ya concretada la fundación del Estado, los Rothschild buscaron salir de la esfera pública y adoptaron el bajo perfil. Aún así, en  la década de 1980 participaron del proceso de privatizaciones de empresas en más de 30 países en todo el mundo.

En el año 2012 hicieron pública su relación con la Dinastía Rockefeller mediante una unión de negocios financieros. Jacob Rothschild adquirió el 37% de Rockefeller Financial Services (+info).

house-of-rothschild
Jacob Rothschild, 4to. Baron Rothschild.

AYLESBURY, ENGLAND - JUNE 05: Boris Johnson and Lord Rothschild pose in front of Waddesdon Manor during the opening of exhibition 'Predators & Prey: A Roman Mosaic From Lod, Israel' at Waddesdon Manor, on June 5, 2014 in Aylesbury, England. (Photo by Stuart C. Wilson/Getty Images for Waddesdon Manor)
Jacob Rothschild en Waddesdon Manor


Lord Jacob Rothschild junto a su socio, David Rockefeller (2012, foto: Revista Vanity Fair, nótese el color rojo predominante de la casa, distintivo de la Casa Rothschild)

lord-rothschild-sir-evelyn-rothschild
Lord Jacob Rothschild junto a Evelyn de Rothschild.

princecharles-evelynderothschild
Evelyn de Rotschild junto al Príncipe Carlos de Inglaterra.

evelynderothschild-clinton
Evelyn de Rotschild junto la familia Clinton.

rothschildevelyn-and-davidrothschild

Evelyn de Rothschild y David de Rothschild junto a un cuadro de Nathan Mayer Rothschild, quien fundó en 1808 el banco N.M. Rothschild & Sons en Londres, que sigue operando hoy en día.

Antisionismo no es “antisemitismo”

El sionismo no es “un nacionalismo más”, ya hemos demostrado el poder financiero del que dipone este movimiento político internacional y el efectivo lobby sobre el Imperio de los EEUU e Inglaterra.

La mejor forma (y la más eficiente) de atacar a cualquiera que revele y cuestione este inmenso dispositivo de poder detrás del Sionismo Financiero, es acusar a quien lo haga con el mote de “antisemita” cuando es más que claro que acá nadie está hablando mal de un pueblo, ni de una cultura, ni de una religión (todos muy loables y con inmensas contribuciones benéficas al pensamiento, al arte, a la ciencia y en definitiva a la historia de la humanidad), sino de una estructura de poder financiero montada por unas pocas familias dinásticas (como la Rothschild con sus distintas ramas) que se escudan precisamente en esos prejuicios para no poder ser criticadas. 

De hecho, una parte importante de la población judía mundial se opone al sionismo y a las atrocidades del Estado de Israel:

  

También  dentro de Israel existen organizaciones de derechos humanos con prestigio internacional, como B’Tselem, que vienen sistemáticamente denunciando las distintas masacres del Estado sionista:

http://www.btselem.org/press_releases/20160720_fatalities_in_gaza_conflict_2014


Gran cantidad de intelectuales judíos se oponen a Israel y sus políticas. Veamos el caso de Noam Chomsky:

Incluso desde el año 2008 funciona en EEUU la “International Jewish Anti-Zionist Network” (Red Internacional Judía Antisionista). Cuenta entre sus miembros a un sobreviviente de Auschwitz como Hajo Meyer. Puede ingresarse al sitio acá: http://www.ijan.org/


 

El Poder Real