Vivir sin asedios – modo de vida de un pasado no tan lejano – Por Ricardo V. López