Un filósofo de barrio: Enrique Santos Discépolo

También te podría gustar...