No fue la Iglesia Católica la que quiso ser sostenida por el Estado sino el Estado el que expropió sus bienes – Por Claudia Peiró

También te podría gustar...