Francisco, junto al ayatolá chiita Ali al-Sistani en Irak, reclamaron por la sacralidad de la vida humana. “Si el hombre elimina a Dios, acaba adorando las cosas mundanas, no nos salvará la idolatría del dinero”

También te podría gustar...