Alemania: confinamiento forzado en centros de detención para quien rompa la cuarentena en Schleswig-Holstein

El estado federado de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, implementará el confinamiento forzoso para quienes violen la cuarentena.

Desde febrero, un juez podrá ordenar que infractores de las normas vigentes implementadas para detener los contagios por Covid-19, sean alojados en celdas en el recinto del centro de detención de jóvenes de Moltsfelde, cerca de la ciudad de Neumünster.

El ingreso forzado a cuarentena en una celda solo puede ser la última medida, aseguró Sönke Schulz, político y jurista de Schleswig-Holstein. Por su parte, el jefe del distrito, Jan-Peter Schröder remarcó que la medida tendrá un “efecto educativo”.

Situaciones similares comienzan a verse en otros estados alemanes.

El estado oriental de Sajonia confirmó sus planes para mantener a los infractores de cuarentena en una “sección vallada” de un “campo de detención” que se construirá la próxima semana. El estado regional afirmó que la instalación solo se utilizará para personas que hayan desobedecido repetidamente las reglas de bloqueo sobre el autoaislamiento.

Baden-Württemberg, en el suroeste de Alemania, utilizará dos habitaciones de hospital para detener a los infractores reincidentes, que estarán vigilados por la policía. En Brandeburgo, las autoridades detendrán usando una sección de un centro de refugiados.

Autoridades policiales de Dresden confirmaron a su vez a la cadena rusa RT que se están construyendo centros de detención en esa localidad para aquellos que se nieguen a cumplir las normas.