Transhumanismo, políticas de género y feminismo occidental. Por Facundo Martín Quiroga

Por Facundo Martín Quiroga

El feminismo y las teorías de género, promovidas desde el centro del poder académico anglosajón, son elementos fundamentales de la producción de un orden cuya apoteosis es el transhumanismo. En este complejo mecanismo, el progresismo de izquierda juega un papel fundamental. Las y los intelectuales progresistas están empeñados en convencer al resto de la sociedad, neófita o simplemente indiferente, que sus postulados tienen un componente revolucionario y disruptivo. Hoy más que nunca, las clases medias intelectuales de izquierda están implicadas en un rol de pivotes entre estas dos teorías y el transhumanismo, incipiente en esta región, pero con gran aquiescencia y desarrollo en el norte global.

Construir un ser humano ya no superficial, sino directamente superfluo.

De eso se trata.

El problema de la escala del desarrollo alcanzado por la humanidad está en el centro oculto de estas problemáticas, la del género y del feminismo. ¿De qué forma? Desde una aporía fundamental: las élites globales necesitan reducir la población en un planeta que es testigo de una prescindencia cada vez más acelerada del componente humano en sus procesos productivos.  El concepto marxista de “ejército industrial de reserva” se expande hacia un nivel en el que, desligado el capitalismo de la necesidad de la manufactura industrial, ya no es privativo de esa condición, la de ser obrero industrial, sino directamente la de ser materia orgánica de la cual el sistema ya no puede hacerse cargo.

Hoy somos testigos de una incompatibilidad inmanejable entre la enorme masa de desharrapados y hambrientos, o de pobres e indigentes, que no pueden absorber los productos hegemonizados del capitalismo, como lo son las tecnologías de punta, y la esfera productiva, que ya no puede siquiera retener la mano de obra más sometida y pauperizada, porque, simplemente, cada vez la necesita menos. El caso de la agroindustria a escalas descomunales es un botón de muestra elocuente. Por eso, el número creciente de esclavos temporales en las regiones de economías de enclave, como en el África subsahariana.

Para ir haciendo caer “por goteo” el nuevo espectro ideológico legitimador de esta nueva situación, el propio sistema, en su dimensión superestructural, necesitó generar una élite de pensadores que postule y legitime, sin expresarlo, pero consintiéndolo, este plan de reducción de la vida orgánica humana. Y este es un proceso ya emprendido, como mínimo, y en esta clave, desde la década del ‘70 del siglo XX. Es importantisimo, a nuestro criterio, vincular los escritos de, por ejemplo el Club de Roma, Los límites del crecimiento de Meadows y Randers, con las teorías de género, La política sexual de Kate Millet, dos años antes, o el pensamiento lesbianista de Monique Wittig, o Shulamith Firestone; se podría incluso pensar en Donna Haraway como una autora pivote explícita entre el feminismo y el transhumanismo a partir de su concepción del cyborg.

La función de las teorías de género (desde el ataque a la maternidad de Simone de Beauvoir hasta el lesbianismo político y el feminismo cyborg antedichos) en el comienzo del paradigma transhumanista es enorme. Y la justificación de sus aplicaciones en materia política se encuentra en el ámbito del “progresismo” o la “izquierda cultural”. No hay posición de izquierda que esté en contra de la contracepción, del antimaternalismo dicho eufemísticamente como “maternidad deseada”, del aborto o de la militancia LGBTTIQ+, de la eutanasia… todas políticas que tienen en común la reducción de la continuidad biológica de la especie. Incluso autoras como Haraway o Braidotti, postulan utopías socialistas o neocomunitarias, desde posturas de una ingenuidad e irracionalidad que espantarían a cualquier sujeto más o menos actualizado en temas de geopolítica. No entienden que esas utopías son el ala izquierda del nuevo orden en ciernes. O más bien, lo entienden perfectamente .

¿Y qué ocurre desde el campo analítico de las sociedades, más allá de los arranques utópicos? Ya desde el progresismo de izquierda el propio Toni Negri canta la utopía de la multitud como un posible germen revolucionario, siendo muy débil su argumentación respecto del mutuo rechazo de lo fragmentario al avance contra los poderes reales. Por caso, ante cada intento de fortalecer una alianza política con objetivos comunes de poder soberano que supere la superficialidad de la multitud, siempre al interior del colectivo emerge la disidencia disfuncional de la “diversidad”; el caso del rechazo a las argumentaciones contra el aborto y el desdén hacia ni más ni menos que los curas villeros, que más que nadie se encuentran con el sufrimiento de las mujeres en las barriadas populares, es absolutamente palmario. En este sentido, nada mejor que las políticas de diversidad para ahuyentar dichas construcciones.

En el campo biológico -absolutamente subestimado de parte de la izquierda cultural, a nuestro criterio, a sabiendas-, tenemos que observar que la propia contextura orgánica de la especie, a decir de Miguel Benasayag, muestra la inviabilidad del proyecto eugenésico de la élite global. Los casos del cáncer y las malformaciones devenidas de las economías de escala son muestras de las formas que tiene la propia especie, desde lo biológico, de manifestarse contra la manipulación de su propio sustrato reproductivo.

En el artículo “El nacimiento de los mamíferos humanos”, Michel Odent señala, luego de contrastar la forma de comportarse de las parturientas humanas con las de los chimpancés, que ante una intervención técnica del parto en éstos, la madre primate deja de criar con ahínco a su nonato (la prueba la realiza con, por ejemplo, la anestesia local); la capacidad neurobiológica de la madre humana -compartida con todos los homo sapiens- de anticipar sus sentimientos y sensaciones futuras, sirve de contrapeso ante las intervenciones artificiales médicas, como la cesárea o la anestesia local. De no tener esta maravillosa capacidad, ocurriría lo mismo que con los chimpancés.

Podemos pensar en esto como una anticipación del futuro que espera a una especie transhumana: obstruir toda relación de trascendencia con nuestra impronta reproductiva, expresada en el amor, es uno de los puntos fundamentales de la operaciones actuales con la política y la cultura.

Las élites globales tienen de suyo sabido que las acciones emprendidas en el régimen de poder cultural repercuten en lo biológico. La técnica es el soporte material sobre el cual la eugenesia global se plasma: una serie de complejos procedimientos sobre lo orgánico que se empalman con la creación de nuevos sistemas jurídicos que legitimen la fragmentación social (como la Ley Integral de Violencia de Género en España, que elimina la presunción de inocencia para el varón). El problema es que tenemos muy poca formación tanto en biología como en estrategia y geopolítica para entender cómo encastran estas piezas en el armado de un nuevo régimen de poder ultratotalitario, en donde el soporte económico sea el capitalismo neoliberal (ahora extendido a la especie, la mercancía-especie), y el soporte antropológico sea el cyborg transhumano, un híbrido totalmente desligado de sus improntas trascendentes, con una capacidad reproductiva natural casi nula, y con un sistema cognitivo y conductual totalmente mediado por la técnica.

Hay que reconocer que es una tarea muy ardua la que emprenden: producir una nueva legitimidad bajo el disfraz “progresista” que termine administrando la vida sin que la enorme mayoría de la población se dé siquiera por enterada. Vendiendo como beneficiosos los procesos técnicos que intervienen en los organismos vivos (los vientres de alquiler, por ejemplo, en los que se pagan grandes sumas a mujeres pobres para solucionarles la subsistencia por un largo tiempo, a costa de colocarle un código de barras a sus úteros y a los subhumanos que el cliente, generalmente blanco y poderoso, solicite), la operación sobre la cultura está desarrollándose desde hace tiempo.

En una sociedad altamente tecnofílica, los discursos del progresismo cultural ocupan un lugar privilegiado; incluso las plataformas políticas con componentes marcadamente conservadores, como el Pro, abren sus agendas temáticas porque les son funcionales a la renovación de su capital político (cosa interesante para contrastar con el hartazgo del progresismo que generó la inclinación de gran parte de la sociedad estadounidense hacia Donald Trump), y también de sus discursos y sus estrategias de penetración en las clases medias.

Por otra parte, hay que señalar que, en contraste con el aperturismo de género y el aborto, desde las mismas usinas occidentales se erige la opción conservadora, en perfecto espejo simétrico respecto del globalismo: pastores teleevangelistas con similares formas a las de los predicadores políticos new age, políticos asociados a los viejos poderes conservadores y rancios, a nivel continental, le colocan un freno a las políticas de género, sin dejar de pensar que ellos también adoctrinan desde sus estrados; es notable cómo, de parte de los medios -hoy, casi por completo progresistas en la arena eugenésica- no se admite la masividad de, por ejemplo, las llamadas marchas “ProVida”, que, para disgusto de la izquierda progresista, aglutinaron más de dos millones personas, incluyendo sectores populares en algunas ciudades del interior, profundamente reñidas desde lo moral y lo religioso con la contracepción y el aborto. En última instancia, el gran disgusto para dicha izquierda es que esos sectores crean en Dios.

No dejamos de advertir el colonialismo epistemológico de los sectores intelectuales locales, que, como dijimos al principio, hacen oídos sordos a las advertencias orgánicas de nuestra especie, o bien, no pueden integrarlas a sus análisis, como si ése cáncer o esa malformación no tuvieran que ver con las políticas de género y los planes eugenésicos de Bill-Melinda Gates, Soros y demás. En última instancia, no olvidemos que la llamada “revolución verde” también se promocionó como un beneficio colosal para la humanidad. La transgénesis y la industrialización sobre los alimentos, ¿aún siguen sin pensarse como un preámbulo de la transgénesis humana, de la cual las políticas de género son un elemento fundamental en su legitimación cultural y política? Llamamos urgentemente a tomar estos paralelismos en serio.

Finalmente, en las campañas políticas poco y nada se debate de las grandes causas nacionales y continentales. Nos preguntamos qué lugar ocuparán cuestiones como el modelo productivo (elemento central en el desarrollo futuro), el despoblamiento rural, la deuda ilegítima, el extractivismo, la soberanía política y territorial… Los pañuelismos y los sueños de la autopercepción sin límites, convertida en sacrosanto derecho por encima de las necesidades sociales de nutrición, salud, educación, han colonizado medios y figuras políticas al punto tal que nadie puede siquiera emitir opinión sin abordar dicha agenda colonial. No entienden que descolonizar el cuerpo individual es una ¿necesidad? mucho menos apremiante que descolonizar la política y cuerpo social. ¿Cuánto tiempo tardarán “les progresistes” en darse cuenta de ello? La tragedia nacional, independientemente de los resultados electorales, tiene todas las chances de continuar.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo contrahegemónico venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.