Los políticos que renunciaron por casos similares al de Alberto Fernández

La polémica por las visitas a la residencia presidencial de Olivos durante la cuarentena dura del 2020 no deja de crecer en la Argentina, especialmente tras la viralización de una foto en la que se ve al presidente Alberto Fernández festejando el cumpleaños de su mujer Fabiola Yañez el 14 de julio de 2020, al mismo tiempo que en todo el país se detenía a personas a las que también se les abrían causas penales por incumplir con las disposiciones que emanaban del Poder Ejecutivo. En la imagen, se puede ver a doce personas, incluidos el Jefe de Estado y su mujer, más la que sacó la foto, reunidos alrededor de una mesa en el comedor de la quinta presidencial, sin el uso de barbijos ni respetar el “distanciamiento social” que el propio mandatario le requería por esos días a la población. Pocos días antes Fernández había dicho, en relación a quienes no acataban su decreto: “Lo que más preocupa es la incomprensión de la gente, que haya tontos que no entienden el riesgo en el que estamos (…) Hay miserables que especulan con la vida de la gente. Si no lo entienden por las buenas lo van a entender por las malas”.

Por aquellos meses, hubo infinidad de causas judiciales abiertas a ciudadanos que no cumplían con la norma, autos secuestrados, viviendas allanadas, personas golpeadas e incluso muertas tras la intervención de las fuerzas policiales, como el caso de Luis Espinoza en Tucumán. trabajador rural de 31 años, tras desaparecer en el contexto de un operativo, con la excusa de controlar la cuarentena, en la localidad de Simoca.

“El 14 de julio Fabiola convocó a una reunión, a un brindis, que no debió haberse hecho. Me doy cuenta que no debió haberse hecho y lamento que haya ocurrido”, fue la respuesta que ensayó Fernández.

El día del cumpleaños 39 de la primera dama, a Olivos entraron unas nueve personas que ingresaron al chalet a las 21.30 y se retiraron, todos juntos, a la 1.47 del día siguiente: la modelo Sofía Pacchi, el asesor de Fabiola Yañez Emmanuel López, su pareja Fernando Consagra, el colorista Federico Abraham, la estilista Carolina Marafioti y unos cuatro jóvenes que son amigos en las redes de Fabiola. Santiago Basavilbaso (30 años), Florencia Fernández (32) y Rocío Fernández Peruhuil (28), y Stefanía Domínguez (29 años). Medios oficiales, como la agencia Telam, o pro-gubernamentales, como El Destape, contaban ese día un relato muy distinto y explicaban que la primera dama había “festejado por Zoom su cumpleaños”.

El jueves pasado el fiscal federal Ramiro González pidió informes a la Casa Militar de la Presidencia sobre los registros de ingresos y salidas a la residencia de Olivos de la actriz Florencia Peña, la funcionaria y amiga de la primera dama Sofía Pacchi y su novio, el contratista del Estado Chien Chia Hong. Fue la primera medida impulsada por el fiscal en el marco de la causa que investiga las visitas que se recibió el presidente Alberto Fernández en el 2020 durante la fase más estricta del aislamiento decretado por la pandemia del coronavirus.

El ministro de Salud británico, Matt Hancock, fue protagonista de un escándalo por haber incumplido las normas contra el coronavirus mientras estaba teniendo una aventura con una asesora, según reveló un medio que lo capturó en el acto. El diario The Sun publicó fotos que se remontan del mes pasado en las que se ve al ministro, casado y con tres hijos, besando a Gina Coladangelo, también casada, en su despacho de Westminster, en un momento en el que los abrazos estaban prohibido en Inglaterra por las restricciones sanitarias. Hancock terminó renunciando el 27 de junio pasado.

El científico Neil Ferguson, fue el epidemiólogo británico que lideró el equipo del Imperial College de Londres que publicó el estudio que afirmaba que solo con las laxas medidas previas a la cuarentena más de 500.000 personas morirían en Reino Unido, se vio obligado a renunciar al conocerse que él mismo violó las normas al permitir que su amante lo visitara en su casa.

La directora médica de Escocia, la doctora Catherine Calderwood, renunció cuando se hizo público que había roto las reglas del confinamiento al hacer dos viajes con su familia a su segunda residencia.

El ministro de Salud de Nueva Zelanda, David Clark, quien en el año pasado fue desplazado de su puesto por viajar a la playa con su familia, mientras la primera ministra, Jacinta Ardern, exigía a los neozelandeses permanecer en sus domicilios.

No todos los políticos que incumplen el libreto globalista de restricciones han tenido que renunciar. La última reunión del G7 mostró a la reina de Gran Bretaña, junto a Biden, Macron, Merkel y otros mandatarios, sin tapabocas ni distanciamiento social.