Leonardo Boff: “62 familias tienen un patrimonio igual al de la mitad más pobre de la población de la Tierra. Ese sistema es homicida, biocida, ecocida y geocida”

leonardoboff3

Donde está hoy el poder en el mundo
por Leonardo Boff – 28 de octubre de 2016

Hay un hecho que debe preocupar a todos los ciudadanos del mundo: el desplazamiento del poder de los estados-nación hacia el de unos pocos conglomerados financieros que operan a nivel global, cuyo poder es mayor que el de cualquiera de los Estados tomados individualmente. Estos realmente detentan el poder real en todas sus ramas: financiera, política, tecnológica, comercial, medios de comunicación y militar.

Este hecho ha sido estudiado y seguido por uno de nuestros mejores economistas, profesor del posgrado de la PUC-SP con amplia experiencia internacional: Ladislau Dowbor. Dos estudios de su autoría resumen la vasta literatura sobre el tema: “La red de poder corporativo mundial” del 04.01.2012 (http://www.dowbor.org/) y el más reciente de septiembre de 2016: “Gobierno corporativo: el poder caótico de los gigantes financieros”.

Es difícil condensar el cúmulo de informaciones que parece aterrador. Dowbor sintetiza:

“El poder mundial realmente existente está en gran parte en manos de gigantes que nadie eligió, y sobre los cuales cada vez hay menos control. Son billones de dólares en manos de grupos privados cuyo campo de acción es el planeta, mientras que las capacidades de regulación global van a gatas. Investigaciones recientes muestran que 147 grupos controlan el 40% del sistema corporativo mundial, siendo el 75% de ellos, bancos. Cada uno de los 29 gigantes financieros genera un promedio de 1,8 billones de dólares, más que el PIB de Brasil, octava potencia económica mundial. El poder ahora se ha desplazado radicalmente” (cf. Gobierno corporativo, op. cit).

Además de la literatura específica, Dowbor refiere los datos de dos grandes instituciones que sistemáticamente a lo largo de los años se ocupan de los mecanismos de los gigantes corporativos: el Instituto Federal Suizo de Investigación Tecnológica (rivaliza con el famoso MIT de EE.UU.) y el Credit Suisse, el banco que dirige las grandes fortunas del mundo y, por lo tanto, sabe de estas cosas.

Los datos presentados por estas fuentes son sorprendentes: el 1% más rico controla más de la mitad de la riqueza del mundo. 62 familias tienen un patrimonio igual al de la mitad más pobre de la población de la Tierra. 16 grupos controlan casi todo el comercio de materias primas (cereales, minerales, energía, tierra y agua). Debido a que toda la comida obedece las leyes del mercado, sus precios suben y bajan a merced de la especulación, quitando a vastas poblaciones pobres el derecho a tener acceso a una alimentación suficiente y saludable.

Los 29 gigantes planetarios, de los cuales el 75% son bancos, empezando por el Bank of America y terminando con el Deutsche Bank, son considerados “sistémicamente importantes”, pues su eventual quiebra (no olvidemos que el más grande, los Lehamn Brothers de América del Norte, se declaró en quiebra) llevaría a todo el sistema al abismo o muy cerca, con consecuencias nefastas para toda la humanidad. Lo más grave es que no hay regulación para su funcionamiento, ni puede haberla, porque las regulaciones son siempre nacionales y ellos actúan planetariamente. No hay todavía una gobernanza mundial que cuide no sólo de las finanzas sino del destino social y ecológico de la vida y del propio sistema-Tierra.

Nuestros conceptos se evaporan cuando, nos recuerda Dowbor, se lee en la portada de The Economist que la facturación de la empresa BlackRock es de 14 billones de dólares, mientras que el PIB de los EE.UU. es de 15 billones de dólares y el del pobre Brasil escasamente llega a 1,6 billones de dólares. Estos gigantes planetarios manejan alrededor de 50 billones de dólares, el equivalente a la deuda pública total del planeta.

Lo importante es conocer su propósito y su lógica: buscan simplemente ganancias ilimitadas. Una compañía de alimentos compra una mina sin ningún tipo de experiencia en el ramo, sólo porque da beneficios. No hay ningún sentido humanitario, como por ejemplo, tomar una pequeña porción de las ganancias para un fondo contra el hambre o para disminuir la mortalidad infantil. Para ellos, eso es tarea del estado y no para los accionistas que sólo quieren ganancias y más ganancias.

Por estas razones entendemos la iracundia sagrada del Papa Francisco contra un sistema que sólo quiere acumular a costa de la pobreza de las grandes mayorías y de la degradación de la naturaleza. Una economía, dice, “que está centrada en el dios dinero y no en la persona: este es el terrorismo fundamental contra toda la humanidad” (en el avión de regreso de Polonia en septiembre). En su encíclica ecológica lo llama un sistema anti-vida y con tendencia suicida (nº 55).

Ese sistema es homicida, biocida, ecocida y geocida. ¿Cómo puede prosperar tal inhumanidad en la faz de la Tierra y todavía decir que no hay alternativa? La vida es sagrada. Y cuando es sistemáticamente agredida, llegará el día en que puede tomar represalias destruyendo a quien la quiere destruir. Este sistema está buscando su propio fin trágico. Ojalá la especie humana sobreviva.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=798

This article has 8 Comments

  1. Mucha información… Pero que poca resistencia ponemos frente a los “grandes” que gobiernan cada país. En Chile la mano obrera está devastada solo caminamos hacía delante porque es una orden, ya poca gente se revela ante lo injusto y luego es callada con amenazas… No se que hacer.

  2. Aun cuando el dato no cambia el sentido de lo que el economista intenta plasmar, hay que ser riguroso, a la hora de dar información.
    La facturación de la mayor empresa de Gestión de Activos el mundo BlackRock, es de 10.500 millones de dolares al 2016 y no de 14 Billones de dolares, por otro lado, el PIB de E.E.U.U. es de 16,2 Billones de dolares, es decir 16,2 millones de millones de dolares.

  3. Claro, pero es que hemos vivido en este sistema desde hace décadas, no lo escogimos, pero nos adoctrinaron en el miedo y con una mente limitada, para que creamos que este mundo es así de cruel y necesitamos que alguien nos diga que hacer y como hacerlo, ni siquiera entendemos lo que venimos hacer a este planeta donde tenemos que pagar tan caro para vivir. Dichosamente llegó el momento en que la conciencia de la humanidad está despertando cada vez más y con mayor fuerza. Sí, cosas muy duras de hacerle frente y dolorosas están pasando, pero tiene que ser así, porque cuando nos damos cuenta de que no queremos algo, es cuando también nos damos cuenta de que podemos escoger que es lo que realmente deseamos y eso nos despierta. Cuando algo estorba, tenemos que sacudirnos, y eso esta pasando ya, la humanidad ya no soporta tanta mentira y manipulación. Nos han dicho que llega el fin del mundo, muy cierto, pero el fin del mundo para esos gigantes financieros que son los que inventan el dinero y hacen que el pueblo idiotizado pague con su propia vida, una vida de esclavitud.
    Ningún ser humano necesita que lo cuiden ni que le digan que hacer, todos llegamos a este planeta con el conocimiento y la sabiduría necesaria, no para sobrevivir, pero para vivir en opulencia, porque este es un mundo lleno de riqueza y abundancia para todos y de todos. Hagamos el cambio, empezando por cada uno, paso a paso y ayudemos a otros a despertar.
    Sin tu apoyo los grandes no pueden sobrevivir, nosotros somos quienes le damos el poder.
    Yo tengo toda la fe que podemos hacer de este mundo algo maravilloso para todos. Gracias por ayudar a la humanidad a despertar con este tipo de información.

  4. No puede ni debe continuar esta ausencia de control a un deseo aparentemente lícito de lucro sin límites que además evade contribuir a ninguna sociedad, ya que opera globalmente usando entes off-shore domiciliadas en paraísos fiscales. Ahí está el factor de esta distorsión que debemos eliminar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*