“La solución de dos Estados (defendida por todos, desde China y Rusia hasta gran parte del mundo árabe) está muerta” – Por Pepe Escobar

Por Pepe Escobar

Un antiguo estado de apartheid abre el camino

El gobierno sudafricano ha allanado el camino, a nivel mundial, para una reacción adecuada ante un genocidio en desarrollo: el parlamento votó a favor de cerrar la embajada de Israel, expulsar al embajador de Israel y cortar los lazos diplomáticos con Tel Aviv. Los sudafricanos saben un par de cosas sobre el apartheid.

Es mejor que ellos, al igual que otros críticos de Israel, sean muy cautelosos a la hora de avanzar. Se puede esperar cualquier cosa: un estallido de banderas falsas de “terra terra terra” conducidas por inteligencia extranjera, calamidades climáticas inducidas artificialmente, acusaciones falsas de “abuso de los derechos humanos”, el colapso de la moneda nacional, el rand, casos de guerra legal, una variedad de apoplejías atlantistas, sabotaje de la infraestructura energética. Y más.

Varias naciones ya deberían haber  invocado la Convención sobre Genocidio  , dado que los políticos y funcionarios israelíes han estado alardeando públicamente de arrasar Gaza y asediar, matar de hambre, matar y trasladar en masa a su población palestina. Ningún actor geopolítico se ha atrevido hasta ahora.

Sudáfrica, por su parte, tuvo el coraje de ir donde pocos Estados musulmanes y árabes se han aventurado. Tal como están las cosas, cuando se trata de gran parte del mundo árabe -particularmente los estados clientes de Estados Unidos- todavía se encuentran en territorio de pantano retórico.

La “tregua” mediada por Qatar llegó precisamente en el momento adecuado para Washington. Le robó la atención a la delegación de ministros de Asuntos Exteriores árabes e islámicos que recorrían capitales seleccionadas para promover su plan para un alto el fuego completo en Gaza, además de negociaciones para un Estado palestino independiente.

Este Grupo de Contacto de Gaza, que une a Arabia Saudita, Egipto, Jordania, Turquía, Indonesia, Nigeria y Palestina, hizo su primera escala en Beijing, donde se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y luego a Moscú, donde se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov. Ese fue definitivamente un ejemplo de BRICS 11 que ya estaba en acción, incluso antes de que comenzaran a funcionar el 1 de enero de 2024, bajo la presidencia rusa.

La reunión con Lavrov en Moscú se celebró simultáneamente con una sesión extraordinaria en línea de los BRICS sobre Palestina, convocada por la actual presidencia sudafricana. El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, cuyo país lidera el Eje de Resistencia de la región y rechaza cualquier relación con Israel, apoyó las iniciativas sudafricanas y pidió a los estados miembros de BRICS que utilicen todas las herramientas políticas y económicas disponibles para presionar a Tel Aviv.

También fue importante escuchar al propio presidente chino Xi Jinping decir que “no puede haber seguridad en Medio Oriente sin una solución justa a la cuestión de Palestina”.

Xi enfatizó una vez más la necesidad de “una solución de dos Estados”, la “restauración de los legítimos derechos nacionales de Palestina” y “el establecimiento de un Estado independiente de Palestina”. Todo esto debería comenzar mediante una conferencia internacional.

Nada de esto es suficiente en esta etapa: ni esta tregua temporal, ni la promesa de una futura negociación. La administración estadounidense, que luchaba contra una reacción global inesperada, en el mejor de los casos, presionó a Tel Aviv para que promulgara una breve “pausa” en el genocidio. Esto significa que la matanza continúa después de unos días.

Si esta tregua hubiera sido un “alto el fuego” real, en el que todas las hostilidades se detuvieran y la maquinaria de guerra de Israel se retirara por completo de la Franja de Gaza, las opciones para el día siguiente seguirían siendo bastante desalentadoras. El practicante de la realpolitik John Mearsheimer ya fue al grano: una solución negociada para Israel-Palestina es imposible. 

Basta echar un vistazo rápido al mapa actual para demostrar gráficamente cómo la solución de dos Estados – defendida por todos, desde China y Rusia hasta gran parte del mundo árabe – está muerta. Un grupo de bantustanes aislados nunca podrá unirse como estado.

Agarremos toda su gasolina.

Ha habido un ruido atronador en todo el espectro de que con la llegada del petroyuan cada vez más cerca, los estadounidenses necesitan urgentemente energía del Mediterráneo oriental comprada y vendida en dólares estadounidenses –incluidas las vastas reservas de gas frente a la costa de Gaza.

Aquí entra en escena el asesor de seguridad energética de la administración estadounidense,  enviado a Israel  para “discutir posibles planes de revitalización económica para Gaza centrados en campos de gas natural marinos no desarrollados”: qué encantador eufemismo.

Pero si bien el gas de Gaza es de hecho un  vector crucial ,  Gaza, el territorio, es una molestia. Lo que realmente importa para Tel Aviv es  confiscar todas las reservas de gas palestinas  y asignarlas a futuros clientes preferenciales: la UE.

Ingrese al Corredor India-Oriente Medio (IMEC) -en realidad, el Corredor UE-Israel-Arabia Saudita-Emiratos-India- concebido por Washington como el vehículo perfecto para que Israel se convierta en una potencia encrucijada energética. Imagina de manera extravagante una asociación energética entre Estados Unidos e Israel que se negocie en dólares estadounidenses, reemplazando simultáneamente la energía rusa para la UE y deteniendo un posible aumento de las exportaciones de energía de Irán a Europa.

Volvemos aquí al principal tablero de ajedrez del siglo XXI: la hegemonía contra los BRICS.

Hasta ahora, Beijing ha tenido relaciones estables con Tel Aviv, con generosas inversiones en industrias e infraestructuras de alta tecnología israelíes. Pero el ataque israelí a Gaza puede cambiar ese panorama: ningún soberano real puede protegerse cuando se trata de un genocidio real.

Paralelamente, cualquier cosa que se le ocurra a la Hegemonía en sus diversos escenarios de guerra híbrida y caliente contra los BRICS, China y su multimillonaria Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), eso no alterará la trayectoria racional y estratégicamente formulada de Beijing.

Este análisis de Eric Li  es todo lo que uno necesita saber sobre lo que nos espera. Beijing ha trazado todos los caminos tecnológicos relevantes a seguir en sucesivos planes quinquenales, hasta 2035. En este marco, la BRI debería considerarse una especie de ONU geoeconómica sin el G7. Si estás fuera de la BRI [N. del E.: Belt and Road Initiative, Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda] –y eso concierne, en gran medida, a los viejos sistemas compradores y a las élites–, te estás aislando del Sur Global/Mayoría Global.

Entonces, ¿qué queda de esta “pausa” en Gaza? La próxima semana, los cobardes respaldados por Occidente reiniciarán su genocidio contra mujeres y niños, y no se detendrán durante mucho tiempo. La resistencia palestina y los 800.000 civiles palestinos que aún viven en el norte de Gaza -ahora rodeados por todos lados por tropas y vehículos blindados israelíes- están demostrando que están dispuestos y son capaces de soportar la carga de luchar contra el opresor israelí, no sólo por Palestina sino por todos, en todas partes, con conciencia.

A pesar de un precio tan terrible que habrá que pagar con sangre, eventualmente habrá una recompensa: la lenta pero segura evisceración de la construcción imperial en Asia occidental. 

Ninguna narrativa de los principales medios de comunicación, ninguna medida de relaciones públicas para suavizar el genocidio, ninguna contención de “la opinión pública que se vuelve contra Israel” podrá jamás cubrir los crímenes de guerra en serie perpetrados por Israel y sus aliados en Gaza. Quizás esto sea justo lo que el Doctor (metafísico y de otro tipo) ordenó para la humanidad: una tragedia global imperativa, que será presenciada por todos, que también nos transformará a todos.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo contrahegemónico venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace.