Larry Fink, CEO de BlackRock, sobre “diversidad” y “género”: “Hay que forzar los cambios, y si no fuerzas los cambios, te verás afectado”

Larry Fink, director ejecutivo del megafondo financiero BlackRock, uno de los mayores del mundo, enfrenta una serie de críticas en redes sociales por la viralización de un comentario de 2017 en el que admitía que su corporación “fuerza comportamientos” en empresas a la hora de invertir en ellas o prestarles dinero, en pos de que implementen “a la fuerza” criterios de “género”, “diversidad” e “inclusión” de minorías, lo que en la práctica implica la promoción acrítica y dogmática de teorías que elaboran la temática, como el caso de la polémica Teoría Queer.

El periodista le pregunta al CEO de BlackRock, Larry Fink, cómo hacer para acelerar los cambios “que son muy lentos”, en cuanto a la agenda de género, diversidad e inclusión (en el sentido en que lo entienden ellos, y que acá acapara en forma hegemónica academias, medios de comunicación, etc.). Esto es una cuestión importante, porque BlackRock incluye estos items como requisito imprescindible a todas las empresas y corporaciones globales en las que invierte o Estados a los que presta su dinero. La capacidad de lobby de un megafondo financiero como este es inmensa. Lo mismo vienen haciendo organismos como el BID, Banco Mundial y FMI. A todo esto, Fink responde sin tapujos:

“Tienes que forzar los comportamientos. Si no fuerzas los comportamientos, se trate de cuestiones de género, raza, o cualquier cuestión en la composición de tu equipo, te verás afectado. Tiene que estar imbuido en la cultura de la empresa, en los comportamientos a lo largo de toda la empresa, en cada región, tiene que ser similar. Cada ciudadano dentro de la empresa deberá entender cuál es el comportamiento aceptable y cuál es el comportamiento inaceptable (…) Los comportamientos tendrán que cambiar y esto es algo que les preguntamos a las empresas. Hay que forzar comportamientos, y en BlackRock estamos forzando comportamientos”.

Fink, cuya firma posee acciones en empresas globales de todo tipo, como Coca-Cola, Netflix, Warner, Amazon, Apple, JP Morgan, MasterCard, Johnson & Johnson, Walmart y Walt Disney Co., sostuvo que “lo que estamos haciendo internamente es que si no logra estos niveles de impacto, sus beneficios podrína verse afectados”, dijo Fink, antes de que el ex director ejecutivo de AmEx admitiera que la compañía estaba “haciendo lo mismo”.

El video circuló rápidamente en las redes sociales después de resurgir en línea, con miles de usuarios de todo el mundo que escribieron que BlackRock está “destruyendo valor y participando en conductas ilegales e inmorales”.

El ex ejecutivo de Anehuser-Busch, Anson Frericks, también criticó recientemente a BlackRock por comprometer el “dinero de los ciudadanos comunes” en inversiones con estas imposiciones. “Si van a administrar su dinero, tienen que comprometerse con cosas como ESG, diversidad, equidad e inclusión”.

Lo cierto es que este tipo de imposiciones ideológicas no solo afectan al ámbito empresario y corporativo, sino a los Estados, cuyas deudas internacionales dependen en porcentajes crecientes a fondos financieros como BlackRock. Lo que se dice una “revolución cultural” instaurada desde las cimas del poder.

Si te gustó este artículo apoyá a KontraInfo con tu suscripción. No recibimos ni recibiremos jamás dinero de ONG's ni partidos políticos. Por hacer un periodismo contrahegemónico venimos siendo sistemáticamente censurados y desmonetizados. Ayudanos con tu suscripción, ingresando a este enlace.