Submarino San Juan: parte de inteligencia y versiones alternativas. Análisis de los distintos escenarios. La responsabilidad del Gobierno

Ante la cuasi nula comunicación oficial por parte del Gobierno Nacional sobre el trágico caso del Submarino ARA San Juan, las redes sociales se plagaron de versiones alternativas. El medio de comunicación “La Hora Sin Sombra” las compiló y en KontraInfo.com realizamos un análisis crítico de cada una de ellas en un intento de acercar mayor claridad sobre lo que realmente puede estar pasando:

Versión 1: Según una nota publicada por el periodista Daniel do Campo Spada para TV Mundus, fuentes de la marina indicaron que el submarino no aparece porque buscan la forma de disimular que el accidente se produjo por un misil que “por error” habría sido disparado por una nave norteamericana que estaría operando “en secreto” en el Atlántico Sur, en maniobras conjuntas entre ese país y Gran Bretaña.

Análisis crítico: Es poco probable que alguien dispare “por error” un misil, con un altísimo costo, y encima impactando contra un submarino de una marina hoy “amiga”. Los submarinistas son personal de marina con altísima capacitación. Si hubiera sido un “error” dentro una ejercitación secreta, la mentira tendría un plazo muy corto, la verdad se sabría al poco tiempo y estaríamos ante un escándalo internacional mucho más grave por el hecho mismo de su ocultamiento.

Versión 2: Macri había firmado la realización de maniobras militares conjuntas con Barack Obama en mayo de 2016; pero el Congreso Nacional no autorizó las mismas. Esta operación se denomina Operación Cormorán y entre las maniobras se contaba con el “rescate de un submarino supuestamente averiado”. La credibilidad de esta versión, se basa en que EEUU había estado hace 20 días haciendo la misma maniobra en aguas chilenas, en la operación Chilemar, que consistía en el rescate de una tripulación de submarino a determinada profundidad.

Análisis crítico: Es la versión sostenida por el periodista Juan José Salinas de Pájaro Rojo (puede leerse acá). A favor de esta versión podría plantearse que existieron estas operaciones de EEUU, que llama la atención cierta “tranquilidad” por parte de muchas autoridades políticas y militares al referirse al tema y que de hecho ya parte de la marina norteamericana ya está actuando en la zona para colaborar con el rescate. En contra se podría decir que de haber sido planificado de esta forma resultaría difícil realizar un “complot” entre los 44 tripulantes, sus familias, los distintos mandos de la Armada, los miembros de marinas extranjeras que prestan recursos, Gobierno, periodistas, etc. Un complot que reuniera a tanta cantidad de personas a una semana del hecho tendría gran cantidad de filtraciones y sería difícil de coordinar y llevar a la práctica sin que termine en un escándalo internacional de proporciones.

Versión 3: Hacen una operación de prensa para justificar la nueva compra de material bélico, en momentos en que se está imponiendo un brutal ajuste a los argentinos. Su credibilidad, estaría en la cantidad de operaciones mediáticas en las últimas 48 horas, para decir que las FFAA están desguarnecidas, cuando no es cierto.

Análisis crítico: Es cierto que el caso disparó gran cantidad de operaciones mediáticas favorables a la compra de material bélico. Pero esas operaciones son esperables ante un caso así, ya que simplemente distintos lobbys aprovechan la situación, se darían fuera cual fuera la causa de lo ocurrido. Como en la versión anterior: cuesta creer un complot de tanta cantidad de personas en una mise-en-scène de esta naturaleza.

Versión 4: el día 30 de octubre comenzaban las operaciones militares británicas en aguas territoriales argentinas y se lanzarían hacia el oeste, es decir , hacia el continente, misiles Rapier. Cancillería Argentina, milagrosamente, envió un gentil comunicado oponiéndose a dichas operaciones militares. Pero no más que eso, lo que hace presuponer, que lanzaron elementos bélicos en nuestras aguas y que tal vez, el submarino pudo haber sido dañado por Gran Bretaña y no por EEUU tal como indica la versión 1.

Análisis crítico: Esas operaciones existieron, pero fueron entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre, mientras que el submarino desapareció el 15 de noviembre. Por otra parte los misiles “Rapier” son tierra-aire y de corto alcance por lo que no podrían haber averiado a un submarino.

Versión 5: el submarino ARA San Juan fue enviado a una misión secreta a aguas “de exclusión” en la zona ocupada por los británicos. El silencio de radio impuesto para no ser detectado encendió las alarmas en la empresa norteamericana que maneja las comunicaciones satelitales de la ARMADA (?) y se corrió la voz de la falta de comunicación con la base, dando origen a todo este entuerto, ya que no podrían comunicarse para no delatar su posición… Versión un tanto descabellada, si tenemos en cuenta que había maniobras militares británicas desde el 30 de octubre en aguas del Atlántico sur… pero, nos lleva a preguntarnos: por qué está privatizada la comunicación satelital con una empresa extranjera?

Análisis crítico: una misión secreta de esa naturaleza se planifica en todos sus detalles, no se deja librado al azar un silencio de radio que despierta la atención y atrae los ojos de todo el mundo, movilizando recursos de las marinas de todos los países y menos se elegiría como fecha de realización justo cuando se están llevando a cabo ejercitaciones militares en la zona.

Versión 6: el submarino tuvo efectivamente un desperfecto. Llama la atención la demora en implementar su rescate, la falta de comunicación, las versiones contradictorias de los partes de la Armada y el Ministerio de Defensa; y sobre todo, que el responsable de la Armada diga que para dar los partes va a coordinar con los periodistas para que caigan justo en el horario en que empiezan sus programas… ¿Es un show mediático a tal punto? ¿No debería ser prioridad mantener informada a las familias de los tripulantes que viven en angustia desde hace una semana?

Análisis crítico: Esta versión es la que podría tener mayor razonabilidad. Un incendio en la zona de baterías podría generar graves daños en el submarino, impedir sus comunicaciones y dejarlo inutilizado. En un primer momento se difundió que había problemas en el sistema de baterías, luego se negó esa versión y finalmente, al quinto día la Marina tuvo que reconocer que sí había existido. ¿Por qué se mintió o pretendió ocultar?

También coincide con el Parte de Inteligencia de la Armada que trascendió a algunos medios y que afirma:

“El submarino tuvo un incendio en tanque baterías proa, controlado y continuó navegando con el tanque baterías popa (…) periódicamente los submarinos informan posición (PSN). Ultima PSN informada el 150000 hs (sic) Es la que dicen los medios. Laterial Pto Madrid (sic) (DRY). A 200 millas de costa. Profundidad estimada entre 120 y 400 mts. Falló informar a 0800”.

“Protocolo indica que, en tiempo de paz, si fallan comunicaciones, debe salir a superficie. No emergió. Búsqueda aérea con aeronaves de la ARA, viene dando negativa. Tampoco eyectó boya de rescate ni racionaliza satelital de emergencia (EPIRB). Hay 2 buques en zona y continúa la búsqueda aérea.”

“Lamentablemente, en este caso, la falta de noticias, son malas noticias. La situación es grave pues, aunque lo encuentren hundido, nuestro país no tiene capacidad de rescate en esas profundidad”.

Mientras 44 familias se mantienen en vilo ante lo dramático de la situación no parece lo más adecuado hacer circular todo tipo de versiones, del mismo modo en que la cobertura de Clarín y medios hegemónicos del caso Santiago Maldonado fue irrespetuosa, irresponsable y tendenciosa al promover una seguidilla de rumores y teorías disparatadas. En el caso del ARA San Juan también debe decirse que la multiplicación de versiones alternativas han sido en parte producto de la pésima forma oficial de comunicar la información, dejando trascender datos que luego se niegan para finalmente afirmarse, el silencio del Gobierno Nacional tercerizando la comunicación en la Armada, la falta de conferencias de prensa, el hermetismo y dejadez del mismo Mauricio Macri que optó por tomarse vacaciones y jugar partidos de tenis en medio del drama.  Mientras eso ocurría la información oficial pasó de decir en un primer momento que hubo una avería, que se estaba remolcando el submarino hacia Mar del Plata, que no hubo una avería, que sí la hubo, que se detectaron llamadas, que no hubo llamadas y un sin fin de datos inconexos.

Muy probablemente Argentina pueda estar en este caso ante una tragedia de enormidad. Esperemos que no, pero en cualquier caso las autoridades gubernamentales deberían estar a la altura de las circunstancias y no lo han estado.

Loading Facebook Comments ...

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*