Reprimen a estudiantes secundarios en Catamarca usando el método israelí de “balas de sal”, especialmente doloroso

Un grupo de adolescentes fue reprimido por la policía de Catamarcadurante un festejo por el fin del ciclo lectivo. Los jóvenes, alumnos de la escuela José Cubas, se reunieron en la plaza 25 de Mayo para celebrar su egreso y mientras se encontraban allí, los policías les pidieron que se vayan del lugar. Según el diario local El Esquiú uno de los estudiantes aseguró que cuando emprendieron la retirada un grupo de aproximadamente 30 policías comenzó a perseguirlos amenazándolos con sus bastones y apuntándolos con las escopetas.

Además relataron a los medios locales que los efectivos policiales comenzaron a dispararles con ‘balas de sal’ y como consecuencia de esta agresión dos adolescentes de 16 y 17 años resultaron heridos. Los estudiantes contaron que ellos sólo estaban “cantando, saltábamos y nos pintábamos. Nunca hicimos cosas que le dieran la razón para que nos traten como nos trataron. Seguro ellos dirán que hicimos cosas malas para taparse, pero no es así. Sólo nosotros los que estuvimos en ese momento sabemos cuál es la verdad de todo esto”, agregó una de las alumnas que presenció el hecho.

El uso de este tipo de arma en represiones es novedoso en la Argentina y responde a los convenios en “seguridad interior” que el régimen neoliberal de Mauricio Macri firmó con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y los diversos convenios firmados por Patricia Bullrich con el régimen sionista.

Las “balas de sal” fueron estrenadas en Israel en 1992. Así lo relataba en ese momento el diario colombiano “El Tiempo”: “El ejército israelí pondrá próximamente en funcionamiento una nueva arma antidisturbio en los territorios ocupados: las balas de sal prensada. Estas tienen un alcance de treinta metros, y su impacto, que es doloroso, provoca una irritación de la piel durante dos días”.

“El territorio ocupado es una especie de laboratorio para el ejército israelí. Hace unos años utilizaron pequeñas balas de sal que se disparan y penetran en la piel. Tras el impacto se debe esperar a que los granos de sal se disuelvan porque no se pueden sacar. Es muy doloroso porque queman, comentaba en 2008 Donatella Rovera, directora de investigaciones del conflicto árabe-israelí de Amnistía Internacional (AI).

Como puede verse, los nefastos acuerdos firmados entre Argentina e Israel comienzan a tener sus consecuencias.

Comments

comments

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*