Piden que Macri y Michetti sean investigados por el Memorándum con Qatar. El oscuro pasado de Moldes

Si bien el Poder Judicial había cerrado la causa contra Macri y Michetti por el escandaloso “Memorandum con Qatar” (un intento de armar una offshore cuasi secreta con el Emirato de Qatar para manejar nada menos que U$S 1300 millones de los jubilados argentinos), es llamativamente un fiscal muy cercano al gobierno, Germán Moldes, quien promueve que la Cámara de Casación Penal reabra la causa. Moldes no es un fiscal creíble:

-Quedó sospechado de encubrimiento de la causa AMIA ya que en los años ’90 trabajaba en el Ministerio del Interior bajo la presidencia de Carlos Menem, desde donde se gestionó la documentación para el ingreso del traficante de armas Monser al Kassar. El propio Nisman había afirmado que fue Moldes quién no le permitió apelar el sobreseimiento de los menemistas imputados por encubrimiento, protegiendo sus contactos cercanos. El dirigente de la agrupación 18-J, Sergio Burstein, ha afirmado en varias ocasiones que “el fiscal Moldes, que no sé cuánto tiempo cajoneó, demoró y que estuvo de acuerdo en el primer dictamen que hizo el juez Lijo respecto de Corach y los otros que estaban siendo investigados por encubrimiento al atentado a la AMIA, y los dejó afuera de la causa por encubrimiento”.
-Siempre fue un personaje muy cercano a la SIDE de Hugo Anzorreguy y al Jefe de Contrainteligencia, Antonio Stiuso.
-Ha sido acusado de ser lobbysta del ex ministro del Interior, el sionista José Luis Manzano. En 1991, Manzano lo designó como José Luis Manzano lo nombro subsecretario de Coordinación del Ministerio del Interior y más tarde como secretario de Población. Ya como fiscal, en los años ’90, Moldes designo como una de sus fiscales adjuntas a Eugenia Anzorreguy, sobrina del ex jefe de la Secretaría de Inteligencia Hugo Anzorreguy.
-Fue uno de los fiscales impulsores de la marcha circense “#18F” en 2015, acusando al gobierno de Cristina Kirchner de ordenar asesinar al fiscal cercano a la CIA y al Mossad, Alberto Nisman.
-La cercanía ideológica con Macri es más que evidente.

Con estos oscuros pergaminos cabe preguntarse qué lo puede llevar a promover una investigación por corrupción contra Macri y Michetti.

Pocos meses atrás podía leerse en el diario Ámbito Financiero sobre los principales fiscales candidatos a ocupar el cargo de Gils Carbó en la Procuración General de la Nación: “También se anotan el fiscal de Saavedra José María Campagnoli, el fiscal federal Guillermo Marijuán, el fiscal general de la Cámara del Crimen y vicepresidente de la Asociación de Magistrados, Ricardo Sáenz y el fiscal ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, Germán Moldes. Estos tres candidatos podrían quedar afuera de la carrera por sus cercanías y vinculación ideológica y político-partidaria con el macrismo”.

A nadie podría extrañarle una sobreactuación para intentar despegarse del mote que lo llevaría a quedar afuera por “su cercanía y vinculación ideológica y político-partidaria con el macrismo”. Ya son varios los casos en los que fiscales cercanos a Stiuso presionan a Macri dentro de oscuras internas por cuotas de poder. A Macri, sin embargo, le conviene ser investigado por fiscales que podrán hacer mucho ruido pero que seguramente nos dejarán, como dice el dicho, “pocas nueces”.

Comments

comments

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.