Al igual que como ocurre con Fabricaciones Militares, el desguace del INTI por parte de Cambiemos responde a un plan integral de desarticulación de todo el complejo industrial de la Argentina. El proyecto liberal que Macri implementa, siguiendo los lineamientos del Poder Financiero Transnacional, consiste en devolver a nuestro país a la situación colonial que le fija la División Internacional del Trabajo, esto es, no ser más que una granja que exporte materias primas para las potencias industrializadas y destruir toda posible competencia (presente o futura) para las multinacionales. De ahí que el desguace de todo lo que sean áreas industriales, de defensa o tecnológicas, sea sistemático. Por otra parte, al destruir la producción con valor agregado se dificulta la posibilidad de repago del megaendeudamiento que se está generando, entregando así a la Argentina por las próximas generaciones al poder de la oligarquía financiera supranacional.

Este viernes, las autoridades del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) les comunicaron a los secretarios generales de ATE y UPCN sobre el envío de 250 telegramas de despido en el área de ciencia y técnica, y se negaron a entregar la lista de damnificados. Los trabajadores entonces resolvieron cortar la Av. General Paz, en la altura de Constituyentes, en las inmediaciones de la sede central del INTI.

“Esto se enmarca en el plan de ajuste que el gobierno viene realizando sobre las dependencias estatales, tocándole en esta oportunidad al Instituto referente de la Industria nacional”, dijeron los trabajadores en un comunicado.

“Cortamos la General Paz porque no quisieron darnos los nombres de los despedidos”, dijo a Página/12 Yamila Mathon, delegada de ATE-INTI. “Son 250 los despidos confirmados, sin causa y en el marco del ajuste general del Estado. No sabemos si es la primera tanda de algo mayor”, advirtió.

“No me extraña nada, han tenido métodos violentos desde que asumieron y ahora están mostrando el desprecio por los trabajadores y por el Estado”, afirmó Giselle Santana (ATE) a FM La Patriada.

Por su parte, el delegado de ATE y trabajador, Francisco Dolmann, le contó a Diario Registrado que los rumores estaban latentes luego de los despidos en lo que es los Yacimientos Carboneros de Río Turbio pero que “no sabíamos la magnitud de que fueran 250. Acá hubo un pedido desde el Gobierno de acelerar los despidos para antes de febrero”, remarcó.

Dolmann dijo que ni siquiera se sabe de que área son, porque los “250 trabajadores no son únicamente de apoyo” y corren riesgo especialistas que trabajan en el área de laboratorios, ciencia y técnica.

Compartimos uno de los comunicados: