“Los documentos demuestran la magnitud de la injerencia de la Embajada estadounidense en los asuntos internos iraníes”

Amy Goodman y Juan González*

La presencia internacional de los Estados Unidos en las zonas petrolíferas, para imponer sus intereses, no es una novedad. Tampoco lo es la presencia oscura de la CIA. La entrevista documenta la intervención en Irán en la década de 1950.

Documentos recientemente desclasificados del Departamento de Estado de EE.UU. muestran el rol clave que tuvieron los contratos petroleros en el golpe de Estado iraní en 1953, que contó con el apoyo de EE.UU. para derrocar al primer ministro democráticamente electo, Mohammad Mosaddegh. “Los documentos demuestran la importancia que tuvo el petróleo en el golpe de Estado”, dice el profesor Ervand Abrahamian. “Comúnmente se cree que el golpe fue motivado por la Guerra Fría y el miedo al avance del comunismo, sin embargo, lo que se revela -solo ocasionalmente, cuando Eisenhower interviene en una discusión- es que [el golpe] fue por los contratos petroleros y porque la nacionalización [del petróleo] afectaría a todo el marco internacional y supondría una amenaza para los intereses petroleros de Estados Unidos en el mundo entero”.

Para ampliar esta información hablamos con Ervand Abrahamian, profesor de historia jubilado del Baruch College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y autor de varios libros, entre ellos: The Coup: 1953, the CIA, and the Roots of Modern U.S.-Iranian Relations (El golpe: 1953, la CIA y las raíces de las relaciones modernas entre EE.UU. e Irán).

JUAN GONZÁLEZ: Por supuesto, el petróleo ha sido siempre un asunto central de la política occidental hacia Irán. Usted ha escrito sobre algunos documentos recientemente publicados de la época del golpe de Estado de 1953…

ERVAND ABRAHAMIAN: Sí.

JG: organizado por la CIA contra el líder democráticamente electo de Irán.

EA: Sí.

JG: ¿Podría hablar de eso y también de por qué se ha tardado tanto en publicar estos documentos?

EA: Bueno, como usted dice, esto ocurrió hace mucho tiempo. Y en realidad, existe una norma de acuerdo a la cual deben pasar 30 años antes de que se hagan públicos los documentos clasificados. Estos han tardado más de tres décadas en ser desclasificados por el Departamento de Estado. Ha sido un proceso largo y penoso para conseguirlos. Y la razón, bueno, en realidad hay dos razones: Primero, los documentos demuestran la importancia que tuvo el petróleo en el golpe de Estado. Comúnmente se piensa que el golpe fue motivado por la Guerra Fría y el miedo al avance del comunismo, sin embargo, lo que se revela -solo ocasionalmente, cuando Eisenhower interviene en una discusión- es que [el golpe] fue por los contratos petroleros y porque la nacionalización [del petróleo] afectaría a todo el marco internacional y supondría una amenaza para los intereses petroleros de Estados Unidos en el mundo entero. Segundo, y creo que esta fue la razón principal por la que han sido tan reacios a publicar estos documentos, es porque demuestran la magnitud de la injerencia de la Embajada de Estados Unidos y del embajador estadounidense en los asuntos internos iraníes. Revelan el accionar de una potencia imperial en una situación semicolonial. El embajador actúa básicamente como un virrey, involucrándose asiduamente en varias medidas de política interna. A menudo dice: “Por supuesto, no es asunto mío involucrarme en la política interna”. Pero hace lo contrario y, de hecho, se involucra. Lo que más me sorprendió es cómo la CIA estuvo involucrada en las elecciones que se celebraron en 1952, durante el período de Mosaddegh; y su estrategia para socavar a Mosaddegh a través del Parlamento. Y cómo EE.UU. gastó un montón de dinero básicamente para ganarse a aquellos candidatos electos que la CIA pensaba que serían más favorables. Esto no lo sabíamos antes. Esto también se ve cuando EE.UU. plantea la necesidad de deshacerse de Mosaddegh, y analiza cuál de los 18 candidatos posibles sería el adecuado para ser el próximo…

AMY GOODMAN : Usted es un profesor, y habla de lo que no se sabía, pero la mayoría de la gente ni siquiera conoce lo que sí se sabía: la profunda participación de EE.UU y la CIA con Allen Dulles, jefe de la CIA, hermano de John Foster Dulles…

EA: Sí.

AG: …John Foster Dulles, el secretario de Estado, y luego, por supuesto, estaba Eisenhower…

EA: Sí.

AG: …y los demás que diseñaron este golpe usando al nieto de Teddy Roosevelt, Kermit Roosevelt…

EA: Sí.

AG: …como el tipo de las bolsas, el tipo que va con las bolsas de dinero y logra derrocar a Mohammad Mosaddegh, el líder democráticamente elegido.

EA: Sí. Pero en realidad, incluso acerca de eso, comúnmente se piensa que fue después del gobierno de Truman, con Eisenhower, cuando la maquinaria se puso en marcha para el golpe, que fue el gobierno de Eisenhower, con Kermit Roosevelt y Dulles, los que lo hicieron. Pero lo que estos documentos muestran, que es asombroso, es que antes de Eisenhower, bajo el gobierno de Truman, ya existía un “Estado en la sombra” (Deep State). Y el “Estado en la sombra” en la CIA eran exactamente Dulles y Kermit Roosevelt. Ellos estaban a cargo de la oficina sobre Irán de la CIA desde 1951. Mucho antes de Eisenhower. Así que estaban presionando por una intervención en Irán antes de que Eisenhower llegara a la presidencia. Y trabajaban muy de cerca con los británicos, previo al gobierno de Eisenhower.

AG: Y en 1954, un año después, trataron de convencer a Kermit Roosevelt de hacer lo mismo en Guatemala. Roosevelt se negó, pero lo hicieron de todos modos y derrocaron el líder democráticamente electo de Guatemala, [Jacobo] Árbenz.

EA: Sí, sí.

AG: Y cuando escuchamos las discusiones actuales sobre la interferencia de Rusia en nuestras elecciones, creo que es muy importante que la gente entienda la historia de Estados Unidos.

EA: Así es.

AG: Déjeme hacerle una última pregunta sobre The New York Times, que el mes pasado dio el nombre del llamado “Príncipe Oscuro” que maneja las operaciones con Irán; señalando su postura de “ala dura”. The New York Times reveló que Michael D’Andrea dirige actualmente las operaciones de la CIA en Irán. D’Andrea había supervisado la búsqueda de Osama bin Laden y la campaña de ataques con drones de EE.UU., que mató a miles de militantes islamistas y cientos de civiles. ¿Qué piensa sobre esto y sobre el gran enfado del gobierno de Trump al saber que el rol de D’Andera había sido revelado?

EA: Realmente no conozco las políticas detrás de eso. Creo, repito, que están muy confundidos sobre los pasos a tomar respecto a Irán -y esto es un reflejo de ello.

JG: Me pregunto si en los documentos -nos quedan 30 segundos- usted pudo ver el nombre de Donald Wilhelm, que era el hombre de la CIA que fue a Irán después del derrocamiento de Mosaddegh. Y que curiosamente era tío del [actual] alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

EA: Sí, y que escribió anónimamente las memorias del Shah.

JG: Sí.

EA: Sería interesante saber algo más sobre su historia familiar. No creo que haya muchas discusiones políticas entre las diferentes partes de la familia. Wilhelm era una especie de académico de la CIA.

AG: Bueno, lo tenemos que dejar aquí. Ervand Abrahamian, muchas gracias por estar con nosotros; [Nuestro invitado es] profesor de historia jubilado de Baruch College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

* Amy Goodman y Juan González entrevistan a Ervand Abrahamian, profesor de historia y escritor.

Fuente: – Democracy Now! es un programa galardonado, independiente y de difusión diaria nacional en Estados Unidos y el resto del mundo que se transmite a través de más de 900 emisoras de radio y televisión en todo el mundo.- www.rebelion.org – 2017/7/24

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*