Llamativo interés de la inteligencia británica por cerrar el caso ARA San Juan. ¿A qué le tienen miedo? ¿Por qué Macri visitará a Putin?

En medio de crecientes rumores sobre el involucramiento de la marina británica en la destrucción del submarino argentino ARA San Juan (ver el informe que estuvo circulando por portales rusos), es precisamente la inteligencia británica (MI6) la que busca salir a cerrar el caso dando detalles de cómo habría sido el final del submarino: “implosión a 400 mts de profundidad, muerte al instante sin dolor para los tripulantes”.

Es llamativo que el único buque internacional que permanece en la búsqueda del ARA San Juan sea el Yantar ruso. ¿Por qué el interés de Putin por continuar la búsqueda cuando todos los demás países se retiraron? Se sabe que el Yantar es un buque de espionaje. ¿Qué información está recolectando Putin? ¿Por qué Macri viaja a reunirse con Putin justo ahora entre el 21 y el 23 de enero cuando nunca lo había hecho antes? ¿Que necesitará negociar Macri con Putin en esa reunión cuyo contenido obviamente será secreto?

Qué casualidad que sea la inteligencia británica la que quiera ponerle un punto final al caso. Fiel a su estilo sutil, el MI6 hace aparecer esta información a través de la Inteligencia Naval estadounidense y en la Argentina quien la da a conocer es el periodista Horacio Verbitsky a través de su sitio “El Cohete en la Luna”.

Veamos la nota:

La Inteligencia Naval estadounidense informó sobre el final del submarino
Fuente: http://www.elcohetealaluna.com/murieron-sin-dolor/

Los 44 tripulantes del submarino San Juan murieron en forma instantánea, sin dolor, afirmó la oficina estadounidense de Inteligencia Naval. Así lo afirma el diario francés Le Monde, que a su vez cita una fuente británica. La Inteligencia Naval se basa en los datos recogidos por la Organización del Tratado para la completa prohibición de ensayos nucleares, que el 15 de noviembre detectó la señal sonora de “un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear”. Para la Inteligencia Naval se debió a la implosión del submarino a 400 metros de profundidad, lo que liberó una energía equivalente a la producida por una explosión de seis toneladas de TNT.

“No sufrieron, no se ahogaron, su muerte fue instantánea”, dice el informe, porque debido a la presión a esa profundidad el casco del sumergible fue totalmente pulverizado en 40 milisegundos y se precipitó en forma vertical a una velocidad de 10 a 13 nudos, sin que los tripulantes llegaran a advertir lo que sucedía. Le Monde agrega que esta precisión no atenuará la pena ni la cólera de los familiares de las víctimas, desesperados por la decisión oficial de abandonar la búsqueda e indignados por el modo en que las autoridades trataron la catástrofe.

Comments

comments

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*