Juan Amorín reveló cómo Macri y sus funcionarios se enriquecieron escandalosamente a costa del Estado en dos años de gobierno

Miles de millones de pesos de todos los argentinos fueron a parar al bolsillo personal de Macri y sus funcionarios. Los que le hicieron creer a una parte importante de la sociedad que venían a luchar por la transparencia y contra la corrupción no hicieron más que enriquecerse escandalosamente a costa del Estado. Compartimos esta completa nota del periodista Juan Amorin:

Uno por uno, los funcionarios que engordaron sus cuentas gracias a Mauricio

por Juan Amorín

En sus primeros dos años de gestión, el presidente Mauricio Macri y sus funcionarios enriquecieron sus patrimonios, los de sus familias y también los de sus empresas en sumas millonarias, como consecuencia de las decisiones que ellos mismos tomaron desde sus escritorios.

Dólar futuro, blanqueo de capitales, devaluación, tarifazo, inversiones de LEBACs y en acciones de empresas amigas de la Casa Rosada, fueron tan solo algunos de los instrumentos utilizados por los integrantes del gabinete para obtener una rentabilidad extraordinaria. Gracias al ejercicio del Gobierno al que arribaron por la vía del voto popular, lograron obtener más de 1.000 millones de pesos y legalizar otros 2.000 en cuestión de meses.

Con cada determinación, Macri se aseguró que exista un gran beneficiado de su equipo. El reparto incluyó, como no podía ser de otra forma, a su propia familia, por la que fue a negociar en forma personal a China. Otro de los grandes jugadores fue el ministro de Finanzas Luis Caputo, el responsable del acuerdo con los fondos buitres, que en un abrir y cerrar de ojos se llevó 700 millones de pesos para la empresa que fundó, pero que ya entrado el Gobierno no quiso quedarse afuera de ninguna oportunidad: invirtió millones en Edenor, TRANSENER y Transportadora de Gas Cuyana, empresas que dispararon su cotización tras los tarifazos. Hasta se dio el lujo de comprar millones en LEBACs, aprovechando la rentabilidad otorgada por Sturzenegger.

La familia Peña Braun tampoco quiso quedarse por fuera del reparto y se anotó en la exportación de carne premium a Europa, un negocio que supera los 30 millones de dólares anuales, desbancando de un momento a otro a las grandes compañías del mercado. Mientras que el titular de la Sociedad Rural devenido en ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, también recibió su premio por haber ayudado a Cambiemos a llegar al poder.

El Cohete A La Luna se propuso hacer un repaso detallado de cada una de las decisiones gubernamentales que se transformaron en operaciones personales:

  1. Dólar futuro

El puntapié inicial, que funcionaría como una premonición de lo que vendría, comenzó tan solo 72 horas después que la nueva administración pusiera un pie en Casa Rosada. El domingo 13 de diciembre de 2015, el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, se reunió con el entonces secretario de Finanzas Luis Caputo para decidir el precio al que se pagarían los contratos de dólar futuro adquiridos por ellos mismos y por gran parte del gabinete en los meses previos a las elecciones.

Esa tarde se sellaría en el ministerio de Economía uno los negociados más espectaculares de la historia financiera reciente, al acordarse que los contratos serían pagados por el Banco Central al valor del dollar linked (cerca de los 15 pesos), dejándole a la entidad monetaria una pérdida equivalente a 70.000 millones de pesos, pero permitiendo que los nuevos funcionarios obtuviesen de las arcas estatales exorbitantes ganancias, gracias a la devaluación que impulsarían apenas días después.

Tal como lo reveló oportunamente el periodista Ivan Schargrodsky, la firma Chery-SOCMA —de la familia Macri—, que había operado unos $9 millones de dólares, logró hacerse de más de 34 millones de pesos en concepto de intereses en cuestión de meses. Pero el Presidente y su familia no fueron los únicos beneficiados, ya que Quintana y Caputo tuvieron el gusto de fijar la suma de dinero que sus firmas cobrarían: Pegasus y Axis, fondos de su propiedad, operaron en contratos futuros U$D 1.480.000 y U$D 4.300.000, con los que obtuvieron una alucinante utilidad de 38,4 y 698 millones de pesos respectivamente.

En su balance anual ante la Comisión Nacional de Valores, el fondo que administró Caputo hasta días antes de asumir admitió haber conseguido esa ganancia, al tiempo que detalló haber incrementado su patrimonio en un 584 por ciento durante 2015.

Pero el listado de funcionarios favorecidos no terminaría allí: el ex CEO de la empresa LAN y hoy secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Sebastián Lopetegui, operó 310 contratos (unos U$D 310.000), el jefe de asesores del Presidente, José María Torello, se anotó con otros U¢D 800.000 y el hoy ministro de Hacienda Nicolás Dujovne participó con la compra de unos 1.000 contratos comprados a $10,59 y vendidos en un número cercano a los $15, ganando casi 9 millones en pocos meses.

Quienes completaron la nómina de favorecidos fueron familiares del gabinete: la esposa del propio Caputo, Ximena Ruiz Hanglin, compró unos 7.000 contratos, la del ministro de Producción Francisco Cabrera unos 1.500 y el primo de Marcos Peña, unos 700.

 

En total, las ganancias obtenidas por los funcionarios y sus empresas vinculadas alcanzan los $ 821.456.700. Nada mal para haberlas generado en un puñado de días.

 

  1. Tarifazo energético

Otro de los grandes negocios de la era Macri se generó en torno a las empresas energéticas y gasíferas, que revirtieron su situación deficitaria para comenzar a obtener ganancias incluso en los balances de 2016 y 2017. Es que la transferencia de recursos de los sectores sociales hacia las compañías, que en algunos casos superó el 1500% de aumento, les permitió lograr una remontada que podría calificarse como histórica de no haber recibido una gran ayuda por parte del Estado, que avaló los tarifazos en beneficio de amigos del poder e incluso de funcionarios públicos que se enriquecieron a costa del empobrecimiento de gran parte de la sociedad.

El ministro de Finanzas Luis Caputo obtuvo dividendos a través de la compra de acciones de las firmas beneficiadas con el tarifazo, aunque en forma encubierta, al haber colocado $ 4.057.000 en un fondo común de inversión de renta variable de su firma, Axis, en diciembre de 2015, es decir, cuando recién llegaba al poder. La cartera tiene la mayor parte de sus posiciones en acciones de Edesur, Pampa Energía, TRANSENER y Central Puerto, las principales empresas que sacaron redito con el incremento tarifario. Según detalla el prospecto del propio Axis, el fondo de inversión en el que Caputo colocó cuatro millones  obtuvo un rendimiento del 88% durante el último año.

 

Además, al cierre de 2015 Caputo mantenía acciones de Edenor bajo su titularidad por casi dos millones de pesos. El valor accionario de la compañía registró un incremento del 66,26% en 2016, es decir, apenas después que se concretaran los aumentos.

 

  1. Quita de retenciones a la minería y al campo

Apenas un mes y medio después de haber asumido, la gestión M concedió otra de las medidas que sacudiría positivamente el patrimonio de varios integrantes de su propio gabinete y de su entorno familiar: la quita de retenciones al campo y al sector minero, que representa una pérdida para el Estado de $ 70.000 millones al año.

El Presidente anunció la eliminación de las retenciones para la exportación de carne, de cereales como trigo, cebada, maíz y girasol y de otros cultivos regionales, como la yerba mate, el algodón y la caña de azúcar, que pasaron a estar exentos de impuestos, mientras que, para la soja, bajó 5 puntos porcentuales en 2016, para, a partir de 2018, anunciar la reducción de 0,5% mensuales hasta alcanzar los 18% de retención en 2019, lo que significará la pérdida de 1.000 millones de dólares anuales.

Con la medida, Macri benefició en forma directa a… Mauricio Macri, ya que, según su última declaración jurada, el máximo mandatario mantiene $ 1.402.008,00 en la firma Agropecuaria del Guayquiraró S.A, que se dedica a la cría de ganado bovino y al engorde en corrales, y otros $ 3.249.959 en 4 Leguas S.A, compañía que además de dedicarse a la cría del ganado, cultiva soja. Los resultados de estas inversiones realizadas no pueden saberse en detalle dado que las colocó en el fideicomiso ciego donde mantiene unos 27 millones de su patrimonio, del que nunca se supo nada más.

Con la quita de retenciones al sector minero, el Gobierno logró que aumentara significativamente la llegada de empresas al norte del país para extraer litio, material en creciente mundial, dado que se utiliza en la fabricación de los teléfonos celulares y los autos eléctricos, donde la familia Macri mantiene un especial interés.

Una vez concretada la transferencia de recursos en favor de las empresas del sector minero, que ya explotan el litio en Jujuy, Catamarca y San Juan, Mauricio Macri viajó a China para sellar con el titular de la firma Chery Automobile un acuerdo en el que se comprometían a aumentar las ventas en Argentina en un 20%, lo que favoreció, casi por arte de magia, a la firma SOCMA, socios exclusivos de la firma china en el país, a quien además, y como frutilla del postre, se le facilitó todavía más el negocio: desde el 15 de mayo y gracias al decreto 331/17 firmado por Mauricio Macri, la importación de este tipo de vehículos fue eliminada en algunos casos y reducida en otros con el fin de “promocionar y alentar el uso de energías alternativas”.

Y si de beneficios al campo se trata, quien no podía quedar excluido de la cuestión es el flamante ministro de Agroindustria, quien llegó al poder eyectado en forma directa desde la Sociedad Rural: Luis Miguel Etchevehere, dueño de las sociedades Etchevehere Rural SRL y Las Margaritas S.A, que se dedican a la cría del ganado bovino y al cultivo de cereales. En particular la última fue denunciada por Dolores Etchevehere, hermana del ministro, quien acusa de haber cometido los delitos de administración fraudulenta, estafa y defraudación al Estado por el otorgamiento de un dudoso crédito del Banco Nación.

 

  1. Liberación de cupos de exportación carne

Una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno de Macri fue la liberación de los cupos de exportación de carne, permitiendo que todos los cortes producidos a nivel local puedan ir al exterior sin necesidad de mantener porcentaje alguno para el consumo interno, lo que impactó significativamente en el precio de los cortes en el país, dado que la competencia dejó de ser la carnicería del barrio para pasar a las góndolas de los países del Primer Mundo.

De esta forma, la familia Peña Braun festejó por partida doble: no solo se vio beneficiada por la exportación y el aumento en el valor de los cortes a nivel interno, sino que también pudo lograr un incremento en el de la cuota Hilton, que establece el cupo de exportación de carne premium a los países de la Unión Europea.

En agosto pasado, el Ministerio de Agroindustria oficializó la distribución de 25.444 toneladas de carne vacuna para ser vendidas al exterior para el período 2017-18, lo que representó un 13 por ciento menos que lo asignado para el año anterior, cuando se repartieron 29.195 toneladas. Pese a eso, la compañía Importadora y Exportadora de la Patagonia, del grupo La Anónima, se alzó con 2313 toneladas, 113 más que el año anterior, cuando también había recibido un incremento del 17%, exportando 2200 toneladas.

A precios actuales, se calcula que la tonelada de la Cuota Hilton vale entre 12.000 y 13.000 dólares, por lo que el negocio de la familia Peña-Braun se disparó a los 30 millones de dólares anuales.

 

 

  1. Blanqueo de capitales

Pero el Presidente no solo permitió a su familia acceder a nuevos negocios, sino que también le dio la posibilidad de saldar cuentas pasadas. Gracias al blanqueo de capitales, aprobado por el Congreso a mediados de 2016, y emparchado posteriormente por el Ejecutivo mediante el decreto 1.206/16 que le abrió la puerta a los familiares que habían quedado excluidos, Gianfranco Macri —hermano del mandatario— logró ingresar al país unos 35,5 millones de dólares, tal como reveló el director de El Cohete A La Luna, Horacio Verbitsky, en el diario Página 12 el 27 de agosto pasado.

Además, el “hermano de la vida” presidencial y ex socio del mandatario, Nicolás Caputo, recordó que tenía para repatriar unos 26,5 millones de dólares, mientras que el empresario Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía y posible futuro accionista de la casi privatizada TRANSENER, trajo unos 44 millones de dólares, cifra similar a la que utilizó para comprar la constructora del primo del Presidente, Ángelo Calcaterra.

Por su parte, Alejandro Jaime Peña Braun, primo del jefe de Gabinete Marcos Peña, aprovechó la blanqueada para ingresar 6,2 millones de dólares, mientras que Manuel Lucio Torino Ortíz, el cuñado del secretario de Legal y Técnica Pablo Clusellas Zorraquín, hizo su parte con 20,1 millones de dólares.

Cuando se le consultó al Presidente por la irregularidad que representaba que funcionarios del gobierno hayan podido blanquear gracias a una ley creada a su medida, respondió: “Que mi hermano haya podido blanquear es un derecho que tenía por ley”.

En total, gracias al proyecto oficial, los mencionados lograron blanquear $ 2.319 millones de pesos.

 

(Continuará)

Fuente: El Cohete a la Luna

 

Comments

comments

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*