Forzada por sus bases, la CGT convocó a un Paro General “sin movilización”

La CGT finalmente tuvo que anunciar un paro nacional para el jueves 6 de abril. Increíblemente será “sin movilización”, lo que puede ser interpretado como un enésimo guiño al gobierno y también como producto del miedo a que se repita un suceso como el del 7 de marzo en el que los trabajadores casi linchan a los tres “dirigentes” que conducen a la central obrera.

La medida de fuerza, impulsada por las bases, ya no podía seguir siendo postergada, a pesar de la obvia intención de la cúpula cegetista de mantener la cordialidad y permanentes negociaciones con el gobierno, a cambio de dinero para las obras sociales. La política de “gobernabilidad” responde también al hecho de que el triunvirato que conduce la CGT siempre estuvo ligado a Sergio Massa, otro “opoficialista”.

“Por unanimidad, de este Consejo Directivo ha determinado el paro general para el 6 de abril”, afirmó un Acuña con cara compungida en la conferencia de prensa, que incluyó a un Juan Carlos Schmidt cuidando y acariciando el atril de la CGT.

Las razones, de acuerdo a Acuña, se deben a las políticas del gobierno que “golpean fuertemente a los sectores del trabajo, a los más humildes y a la industria nacional, a la pequeña y mediana empresa”. El tono compungido reemplazó lo que probablemente se pensó pero no se dijo: “perdoná Macri, hicimos todo lo que pudimos”…

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*