Escándalo: Macri compró y vendió sin licitación parques eólicos quedándose con U$S 15 millones

En medio de sus vacaciones, Mauricio Macri se hizo tiempo para visitar el parque eólico Rawson, el más grande del país, a cargo de la empresa Genneia, del grupo del banco Macro de Jorge Brito. Lo que no se sabía era que este parque eólico, objeto de su visita, es parte de un entramado de oscuros negocios del Grupo Macri con el Estado. Un nuevo escándalo de corrupción comienza a estallar.

Según informa el diario Perfil, durante 2016, y sin pasar por licitaciones públicas, Sideco Americana -empresa insignia de los Macri- creó junto con un grupo de socios cuatro empresas a nombre de un contador con las que adquirieron seis parques eólicos en Chubut y Miramar, provincia de Buenos Aires.

Las licitaciones habían sido ganadas por la española Isolux (socia en Argentina del Grupo Macri), la que a los pocos meses las vendió a estas compañías ficticias a nombre del contador familiar. Por la compra de la primera parte del paquete, las empresas de Macri pagaron US$ 25 millones pero unos meses más tarde y ante el escándalo desatado por el caso Correo Argentino, revendieron esos parquespor casi el doble: U$S 40 millones a una empresa del Grupo Macro (Genneia, la que visitó Macri el martes) y a una compañía china (Goldwind), con una sospechosa ganancia de U$S 15 millones.

Según la nota de Perfil, solo dos semanas después de la asunción de Macri, la necesidad de hacer negocios a través del Estado se puso en marcha y el contador familiar Mariano Payaslian fundó Usir Argentina SA: “Fue el 29 de diciembre de 2015 y la sociedad se constituyó para negocios financieros, con domicilio en su estudio contable, Gizzi & Payaslian, y con el propio Payaslian como socio y presidente. Tres meses después, el contador fundó Parques Eólicos Miramar SA. Seis meses más tarde, el 5 de septiembre de 2016, creó otras dos empresas: Sideli SA y Sidsel SA. En las cuatro sociedades (Usir Argentina, Parques Eólico Miramar SA, Sideli y Sidsel), Payaslian figura como socio y presidente”.

El 19 de octubre de 2016, Isolux anunció un acuerdo con Sideli SA y Sidsel SA “para la venta de los desarrollos eólicos del parque Loma Blanca. El precio de la transacción, que incluye las cuatro fases del parque eólico, asciende a US$ 25 millones”. Para que la venta pudiera llevarse adelante, el Gobierno, a través de la empresa estatal Enarsa, y el Banco Nación debían aprobar la transacción. Y obviamente, lo hicieron.

Si bien no hay ningún nombre de las empresas de los Macri en los documentos públicos de Usir, Sideli, Sidsel o Parques Eólicos Miramar SA, el contador informó que un 10 ó 12 % de este conglomerado es de Sideco Americana. Las sociedades también estan integrada por Socma -Sociedades Macri-, otra empresa del holding. Payaslian fue síndico de Sideco Americana y de la constructora Iecsa (entonces de Angelo Calcaterra, primo de Macri). Ya en septiembre de 2017, once meses después de que Isolux se empezó a desprender de los parques, las empresas creadas por Sideco Americana y sus socios terminaron revendiendo todo. La decisión de vender comenzó a tomarse en febrero de 2017 por “la necesidad de desprenderse de los negocios ligados al Estado”, ante el escándalo del caso Correo Argentino, que expuso los conflictos de intereses de la familia de Macri.

Y acá aparece en escena el banquero Jorge Brito (Banco Macro), involucrado en el caso Ciccone (¿podría terminar preso?), comprando uno de los parques, Loma Blanca IV, por alrededor de US$ 40 millones (casi el doble) a través de su empresa Genneia, otorgándole extrañamente al Grupo Macri U$S 15 millones de ganancias.

El resto de los parques los vendieron a la china Goldwind en mayo de 2017, casualmente cuando Macri viaja a China…

Los dos organismos del Estado a los que el diario Perfil les requirió explicaciones se negaron a brindarlas o nunca respondieron. ¿Qué están ocultando?

A su vez, estas compraventas se dieron dentro del programa oficial “Renovar”, del Ministerio de Energía y Minería, busca fomentar la generación de energía eléctrica a través de parques eólicos y energía solar, con una enorme oportunidad de negocios financieros: otorga una rentalidad del 10 % anual en dólares en promedio, durante 20 años…

Muchas preguntas quedan sin respuesta y deberán seguirse investigando: ¿Por qué el banquero Brito compraría casi al doble de su valor estas empresas solo unos pocos meses más tarde? ¿Podrá ser una compra simulada como se sospecha del caso de Marcelo Mindlin “comprando” IECSA de Angelo Calcaterra? ¿Las compró a mayor presio extorsionado por el Gobierno ante la eventualidad de ir preso por el caso Ciccone? ¿Fue una forma de pagarle a los Macri algún vuelto por algún otro negociado que no sabemos?

Comments

comments

Loading Facebook Comments ...

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.