“El resentimiento contra los hombres que enseña el feminismo moderno es puro veneno”. Por Camille Paglia

También te podría gustar...

Loading Facebook Comments ...

1 respuesta

  1. Lia dice:

    Toda ficción está basada en hechos reales y esas realidades se basan en esencias comunes. El amar y ser amado es una necesidad que busca repetir una condición original, una verdad común que la mayoría busca hacerla coincidir con el relato o mito de esa verdad cumpliendo con sus condiciones del juicio bipolar que es lo que crea el tiempo y el recorrido que lo justifica.
    Es así que la complejidad psicológica desde el ideal no es mas que hojarasca, estupidez que impide ver la forma simple y sencilla con la que funciona el universo, la vida. La complejidad es materia prima creativa y muchas de ellas justifican el propósito de una vida, de un trabajo específico del ser. El lugar perfecto para esta complejidad emergente es el arte, el vivir, en donde el actor tiene la oportunidad de elegir la forma adecuada de canalizar su ímpetu de existencia con el lenguaje comunicativo más conveniente.
    La no distinción del ser de su maquinaria biológica hace caer en la trampa de los programas que justifican la fatalidad y funcionalidad de ésta desde la interpretación de sus efectos negativos, esas señales que advierten el conflicto cuando la ficción no puede consumarse en la realidad.

    O se eligen buenas ficciones o se hacen buenas preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.