Despedidos por los robots – un tema que merece un debate serio y fundamentado

Roberto Savio *

Europa, a mediados del siglo XIX se conmovió por una advertencia: “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo”. Hoy debería ser actualizado: “Un fantasma recorre el mundo: el fantasma de la desocupación”.

Amazon ha lanzado Amazon Go hace algunos días. La idea es simple: una tienda donde obtienes lo que quieras de los estantes y el costo se carga automáticamente en el teléfono celular que llevas contigo. El costo de las compras va a tu cuenta bancaria o a una de tus tarjetas de crédito, y eso es todo. No hay problema, no hay cajero, todo fácil y rápido.

La primera tienda en la ciudad estadounidense de Seattle y está teniendo un tremendo éxito. Nadie es responsable del suministro de los artículos. Un sistema automático lo hace. Pronto dos robots repondrán los artículos en los estantes, una tarea que todavía realizan dos empleados. La limpieza del piso también es realizada por un robot. El objetivo es tener una tienda totalmente automática, donde ningún ser humano pueda cometer errores, enfermarse, hacer huelga, tomarse unas vacaciones o descargar problemas personales en el trabajo.

La industria petrolera estadounidense estima que dentro de tres años reducirá el personal requerido en cada pozo de 20 trabajadores a cinco. Los pequeños hoteles dentro de tres años tendrán una recepción totalmente automatizada. Llegarás, deslizarás tu tarjeta de crédito, recibirás una llave de tu habitación y basta. Si necesitas algo, llamas a una oficina central, donde las personas responderán sus preguntas y harán lo que estaban haciendo todas las personas de recepción en cada hotel que serán borradas.

Ya estamos acostumbrados al teléfono automático para reservaciones: y para hacer nosotros las operaciones en el aeropuerto que anteriormente realizaban los agentes de policía. Los oficiales de inmigración serán reducidos a un pequeño equipo, que solo intervendrá si lo llaman las máquinas de a cargo de las operaciones en cada ventanilla.

Contrariamente a lo que pensamos, los vehículos autónomos están llegando rápidamente: los fabricantes de automóviles creen que estarán en el mercado para el año 2021. En Estados Unidos, según el instituto de investigación ABI, la cantidad de robots industriales aumentará en casi 300 por ciento en menos de una década. El Buró Nacional de Investigaciones Económicas descubrió que por cada robot industrial introducido en la estructura laboral, se eliminan seis empleos. Después de la industria del automóvil, el sector más fuerte en este proceso es el farmacéutico. Los robots pueden realizar operaciones tóxicas sin ninguna protección.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) publicó una declaración que indica lo que esta revolución de los robots traería a Asia, África y América Latina. “Si se considera a los robots como una forma de capital que sustituye estrictamente a los empleos poco calificados, su uso creciente reduce la proporción del trabajo humano en los costos de producción. Los efectos negativos para los países en desarrollo podrían ser significativos” según este informe.

En mayo de 2016, el informe de dividendos digitales del Banco Mundial calculó que la sustitución por robots de trabajadores poco calificados en los países en desarrollo cubriría dos tercios del trabajo.

China será el mayor usuario de robots. La gran reserva de mano de obra barata actual, proveniente del área rural, está disminuyendo. China planea convertirse en un líder mundial en alta tecnología. El tiempo de las imitaciones económicas ha terminado. Ahora China registra más patentes que Estados Unidos. Por ejemplo Foxconn, el proveedor de Apple, redujo su fuerza laboral el año pasado, de 110.000 a 50.000 en Kunshan, gracias a la introducción de robots.

Los economistas llaman a esta ola de automatización la Cuarta Revolución Industrial. La primera comenzó a fines del siglo XVIII con la introducción de máquinas para hacer el trabajo artesanal, como en la industria textil. Su impacto se hizo visible en 1811, cuando los seguidores de un legendario Ned Ludd comenzaron a destruir un telar mecánico, porque dejaba sin trabajo a miles de tejedores individuales (que se convirtieron en trabajadores de la fábrica).

La segunda revolución industrial se produjo a mediados del mismo siglo, cuando la ciencia se aplicó a la producción, creando motores y otros inventos, introduciendo la verdadera revolución industrial. Esto llevó a las poblaciones rurales a emigrar a las ciudades, a trabajar en las fábricas.

La tercera revolución, a mediados del siglo pasado, se considera la introducción de la Red, que ha cambiado nuevamente las formas de producción. Las obras de los secretarios de la compañía, el compositor tipográfico en los periódicos, el contador, el archivero, el bibliotecario y otros cientos de profesiones que la Red dejó obsoletas y han desaparecido.

El trabajo era considerado un factor de costo importante en la producción. Y fue por ello que los trabajadores tenían derechos y se consiguieron importantes beneficios, lo que provocó la creación de sindicatos, la izquierda moderna y la adopción de valores universales, como la justicia social, la transparencia, la participación, la base de las modernas relaciones internacionales.

Las relaciones de la máquina con la distribución de los beneficios de la producción han inspirado a varios pensadores, filósofos y economistas en los últimos siglos.

En general, se pensaba que llegaría el momento en que las máquinas hicieran toda la producción y la humanidad no tuviera ningún trabajo y sería mantenida por los beneficios generados por las máquinas. Esto, por supuesto, era más un sueño que una teoría política. Sin embargo, hoy todos los gerentes de la producción de Inteligencia Artificial y Robot argumentan que el aumento de la productividad de los robots reducirá los costos, lo que permitirá un mayor consumo de bienes y servicios, lo que generará nuevos puestos de trabajo, que serán ocupados fácilmente por los desplazados por las máquinas.

La información que tenemos no muestra esto en absoluto. El informe económico del Presidente de Estados Unidos afirma que hay 83 % de posibilidades de que aquellos que ganen 20 dólares por hora puedan reemplazar su trabajo con robots. Esta proporción pasa a 31 por ciento para aquellos que ganan 40 dólares por hora.

La nueva economía de inteligencia se basa en el conocimiento técnico. Tienes un futuro, si eres capaz de adaptarte a ese tipo de sociedad, para lo cual las nuevas generaciones están mucho más sintonizadas. ¿Pero qué hará un taxista, que no tiene una educación técnica, para reciclarse?

Las estadísticas muestran que hoy en día, cuando alguien pierde su trabajo a cierta edad, si encuentra uno nuevo, casi siempre tendrá una remuneración más baja. El uso de la robótica afectará, sobre todo a la clase media baja, con una nueva división generacional.

Esto nos lleva, finalmente, a hacer dos consideraciones políticas y una propuesta concreta, por el bien de pensar positivo.

La primera consideración es que el presidente estadounidense DonaldTrump y todos los otros políticos que quieren restaurar un pasado glorioso para el futuro ignoran por completo este debate (desafortunadamente no se trata de debate político). Por ejemplo, al pedir la restauración de empleos en el sector minero y de combustibles fósiles, se ignora que el desarrollo tecnológico ya hizo perder muchos puestos de trabajo y continuará haciéndolo. Los datos de las compañías petroleras son definitivos.

Por lo tanto, reunir a los descontentos, como ocurrió en Europa con el brexit, es una consecuencia de la pobreza del debate político, donde los partidos políticos tradicionales (sobre todo de izquierda), en lugar de explicar claramente el mundo dónde estamos y hacia el que vamos, están tratando de arrastrar los sentimientos de las víctimas de la globalización neoliberal, a menudo tomando las banderas de los nacionalistas.

La segunda consideración es el temor es que los inmigrantes están robando empleos y recursos de los ciudadanos europeos legítimos. Las estadísticas de la Unión Europea nos dicen que el número total de ciudadanos no comunitarios que viven en Europa (algunos desde hace mucho tiempo), ahora es de 35 millones de personas. No existe un solo estudio que afirme que los inmigrantes hayan asumido el papel de los europeos de una manera significativa.

Y ahora la propuesta concreta. Está claro que la amenaza real al empleo para la gran mayoría de los ciudadanos deriva de la robotización, no de la inmigración. En unos pocos años, su trabajo se volverá obsoleto y no habrá planes ni preparación para ello. Cuando el problema explote, la política comenzará a observarlo. Sería una cosa más responsable, en lugar de alimentar el miedo con el populismo y la xenofobia, comencemos a enfrentar los problemas reales que enfrenta nuestra sociedad: la automatización.

Y aquí hay una propuesta simple: alguien que utiliza un robot, está ganando dinero gracias a su productividad superior, y está despidiendo a alguien. Entonces, después de pagar el costo del robot por un par de años, tiene un beneficio de 100 por ciento por el despido de un ser humano.

Bueno, no tendría 100 por ciento, sino 60 por ciento, porque seguirá pagando los costos sociales de los humanos despedidos: su jubilación, sus impuestos y su seguro de salud. Esto no es tan caro como el Ingreso Básico Universal, es fácil de organizar y administrar, y será una forma de realizar en parte el viejo sueño utópico: las máquinas trabajan para la humanidad. ¿Podemos comenzar un debate político sobre esto?

* Roberto Savio – periodista italiano, experto en comunicaciones, analista político, activista por la justicia social y el clima y defensor de la gobernanza global. Ha desarrollado gran parte de su carrera en Inter Press Service (IPS). Ha puesto en marcha numerosos proyectos de información y comunicación, siempre con el enfoque puesto en el mundo en desarrollo: Inter Press Service (IPS) la agencia de noticias, el pionero sistema tecnológico piloto de la Información, TIPS, la red de sistemas nacionales de información para América Latina y el Caribe, ASIN, la de América Latina servicios informativos nacionales, ALASEI, el Servicio Informativo de la Mujer y, ahora, Other News, son algunas de sus creaciones.

IPS – Fuente: www.ipsnoticias.net – Roma, 23-2- 2018

Comments

comments

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.