Cristina presentó Unidad Ciudadana ante una multitud: “Para ayudar, construir y organizar”

Con una estética discursiva renovada, Cristina Fernández de Kirchner presentó Unidad Ciudadana rodeada de una multitud que se acercó desde todo el país a Sarandí, provincia de Buenos Aires, para escucharla.

La ex presidenta apostó a un lenguaje más directo, invocando las dificultades concretas que está viviendo gran parte de la población: los tarifazos, la falta de empleo, los bajos salarios y los comercios que cierran. Con este objetivo, hizo subir al escenario a personas que durante este último año y medio se vieron afectadas por las políticas del actual gobierno neoliberal.

El objetivo detrás el giro discursivo es poder acercar el mensaje a personas por fuera del piso que ya sigue a la ex presidenta, ese escurridizo tercio de la población que no se identifica necesariamente ni con el macrismo ni con el kirchnerismo, pero que día a día sufre las consecuencias de un proyecto económico que los excluye.

Evitó referirse a si será candidata a senadora o no, misterio que se mantendrá hasta las 24 horas del sábado 24 de junio.

Discurso completo a partir del minuto 1:29:00:

 

Entre las frases maś destacadas del discurso, se encontraron:

“Unidad Ciudadana viene a representar los intereses de los hombres y mujeres de carne y hueso”.

“Hay que poner un límite, poner un freno”.

“Podemos mirarnos a los ojos, que tanta falta nos hace a los argentinos”.

“Deuda de casi 100 mil millones de dólares ya contraídas,  y la última, a 100 años”.

“Tenemos que organizarnos, porque a la entrada vi jubilados con remedios que ya no están y lo importante es canalizar esta fuerza, esta decisión ciudadana”.

“La agresión neoliberal supera a todos los partidos políticos. Cuando van al supermercado, ¿a alguno le hacen una rebaja porque es de un partido o de otro? Cuando despiden en la fábrica, las suspensiones y los despidos vienen con nombre y apellido de carne y hueso. De eso se trata Unidad Ciudadana”.

“Vengo a poner el cuerpo, la cabeza y el corazón, porque no me parece justo que nos hayan venido a desorganizar la vida”.

“No hay que bajar los brazos no hay que ponerse triste, al contrario, tenemos que construir algo mejor de lo que tuvimos hasta ahora”.

“Quiero volver a ser parte de un movimiento político donde lo importante es el pueblo”.

“El insulto déjenselo a ellos, nosotros organicemos al pueblo para ponerle un límite a este gobierno y que pare el ajuste”.

“Para destruir ya están ellos. Nosotros estamos para ayudar y construir, para organizar y movilizar esta sociedad”.

“La desordenaron y le arruinaron la vida a la gente. Hay que reordenarle la vida a la gente”.

“Antes cada uno sabía cómo iba a llegar a fin de mes, a tomarse vacaciones, a juntar dinero para el auto”.

“Las próximas elecciones son parlamentarias y la sociedad expresa si la sociedad está o no de acuerdo con un gobierno”.

“Claro que tenemos pasado. No nací de un repollo. El problema es que con ellos no tenemos futuro, no podemos llegar a fin de mes”.

“Con estas facturas, con estos precios de los remedios, ¿de qué 2019 me están hablando?”.

“Tenemos que hablar de cómo le arruinan la vida a la gente”.

“Podrás tener coaching y poner carita de buena, pero ésta es la realidad”.

“Los partidos hablan distintos idiomas pero la matemática es una sola y no dan los números a los trabajadores, a las pymes, a los científicos, a los comerciantes”.

Dije que quería que nos escuchemos: Les pido que suban a Guadalupe y Julia, del Conicet, a Laura de la UNAJ (la Universidad Nacional Arturo Jauretche de Florencio Varela), que vengan, porque perdieron la beca. Una estudiaba HIV. Agustín, del secundario, me cuenta que ya se fueron tres chicos porque abandonaron y tuvieron que ir a trabajar. Ezequiel es de Pergamino. Vino a estudiar Ingeniería Electrónica en la UBA y ahora perdió el progresar. Fernando, que estudia Historia. Luisa trabaja hace años en la biblioteca popular Islas Malvinas. La gente pedía libros. Ahora pide comida. María hace 20 años que trabaja al frente de un comedor. Lorena y su hermana Flavio buscan a su hermana o a su hermano. Sus padres están desaparecidos. Dos por uno, por Dios. Dos por uno… Agustín tuvo un accidente y lleva una chapa en la cabeza. Los tarifazos lo están arruinando. Con la pensión por discapacidad tiene que pagar el alquiler del comercio. Norma tiene siete hijos. Pensionada. Vení Norma. Mucho respeto. Mujer argentina de siete hijos. Vení, Verónica. Frigorífico Pilar de acá de Avellaneda. En el año 2012 tenía 50 trabajadores. Hoy 17. Karina de Microenvases. Claro que sí, problemas reales. Karina haciendo el aguante para no despedir gente. Alejandro de Ezeiza tuvo que cerrar su panadería. Moderna. Tuvo que vender las máquinas para pagarles a los empleados. Cómo vas a hablar de competitividad. Bárbara, una pyme de 15. Calzado. Él es Adrián, de una cooperativa que fue fábrica recuperada. Pagaban 18 mil pesos de luz. Ahora les vienen 50 mil pesos. Y 40 mil de agua. Y les abren la importación. Pablo. Escuchen bien los xenófobos. Vino hace diez años de Bolivia. Ocho hermanos, madre y padre, trabajan todo el día toda la semana. Pero además Pablo está en primer año de agronomía de la Universidad Nacional de La Plata. Pablo trabaja una hectárea con su hermano Abel. El 50 por ciento de la ganancia se la lleva el dueño de la tierra y el otro 50 ellos.Fabián es remisero. Claudia por Facebook hace fábrica de ropa virtual. Ahora a los padres les suprimieron los remedios en el PAMI y tienen que estirarse. Estos son los ciudadanos y las ciudadanas. Esto es un Unidad Ciudadana”.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*