China y la otra globalización – La Franja y la Ruta de la Seda

La agencia oficial de noticias del gobierno de la República Popular China “Xinhua”, publicó un muy interesante artículo que nos corre el telón que oculta lo que está pasando en Oriente. Es muy importante poder desintoxicarnos de tanta información occidental, no siempre inocente.

BEIJING, 1-4-17 (Xinhua)

En medio del crecimiento que está experimentando el proteccionismo a nivel mundial, el “círculo de amigos” de China en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta se está expandiendo vigorosamente, con más y más países interesados en unirse a ella.

La clave reside en las tentadoras oportunidades que ofrece la iniciativa para contrarrestar los trastornos globales y la contracción del crecimiento económico. La iniciativa de la Franja y la Ruta, propuesta por China en 2013, tiene como objetivo construir una red de comercio e infraestructuras que conecte a Asia con Europa y África. Inicialmente se escucharon voces escépticas según las cuales el proyecto era un intento de China por descargar sus excedentes domésticos en ultramar. Pero los hechos y las cifras cuentan una historia diferente.

Los líderes estatales que recientemente visitaron China y manifestaron su interés en participar venían de países diversos, como Arabia Saudita, Israel, Madagascar, Nepal, Micronesia y Serbia. Estas naciones se vincularán con muchas facetas de la iniciativa, como la cooperación en conectividad, acuerdos de libre comercio, agricultura, capacidad industrial, energía y reconstrucción después de desastres naturales.

El primer ministro de Nepal, Pushpa Kamal Dahal, dijo que su país firmaría formalmente un Memorando de Entendimiento con China para formar parte de la iniciativa.

El jefe del gobierno nepalés, que partió de China el miércoles, dijo a los periodistas que su país entrará a formar parte de la iniciativa de la Franja y la Ruta lo antes posible, para empezar a aprovechar los beneficios de la iniciativa.

Así mismo, en el marco de la visita del presidente serbio, Tomislav Nikolic, China espera fortalecer la alineación de la iniciativa con la estrategia de reindustrialización de Serbia, y promover grandes proyectos cooperativos, como el ferrocarril Serbia-Hungría. El gobierno serbio expresó que está listo para mejorar la cooperación pragmática con China en infraestructura, capacidad de producción, minería y agricultura, y participará activamente en la construcción de la Franja y la Ruta.

Igualmente, Nueva Zelanda se convirtió en el primer país desarrollado de Occidente en integrarse al proyecto, tras la firma de un Memorando de Entendimiento durante la más reciente visita del primer ministro chino, Li Keqiang.

Con el paso de los días, la propuesta de China ha sido reconocida por cada vez más actores económicos, y además ha trascendido la ideología y la geopolítica. Hasta ahora, las empresas chinas han ayudado a construir 56 zonas de cooperación económica y comercial en 20 países a lo largo de los dos trazados, con una inversión combinada que supera los 18.500 millones de dólares, generando cerca de 1.100 millones de dólares en ingresos por concepto de impuestos y también 180.000 empleos.

China está compartiendo su experiencia en inversión y en construcción de infraestructuras para nivelar el campo de juego y generar oportunidades para que cada miembro tenga un crecimiento prometedor.

La Franja y la Ruta no es una calle de sentido único para las inversiones de China en el exterior. También existe un enorme potencial de exportación para que productos, tecnologías y servicios occidentales entren en el colosal mercado chino. Por ejemplo, China ha sido el mayor socio comercial de Australia durante los últimos ocho años. El año pasado, el comercio entre ambos países llegó a 107.800 millones de dólares, y en él, China registró un déficit de más de 30.000 millones de dólares.

En el caso de China y Australia, la fuerte demanda de productos básicos del primero respaldó el crecimiento de las exportaciones del segundo, y ayudó a Australia a resistir la crisis financiera internacional. Si bien hasta ahora China ha tenido un déficit comercial, su economía se ha beneficiado del suministro de materias primas australianas, y los consumidores chinos están recibiendo una buena oferta de bienes de consumo de Australia.

Hoy en día, un número creciente de países, junto con China, han enviado una señal de búsqueda conjunta de apertura y cooperación mutua para fortalecer la confianza en la región y el mundo en general.

Naturalmente, la Franja y la Ruta no están pavimentadas con oro. Hay riesgos e incertidumbres, como ocurre con todas las sociedades comerciales.

Sin embargo, es de esperar que los esfuerzos concertados de los países involucrados salvaguarden el libre comercio mundial, hagan frente al proteccionismo y construyan una globalización más inclusiva”.

*- Fuente: www.abelfer.wordpress.com/2017/05/03

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*