Aylan Kurdi: Me muestran la foto. Me ocultan la película.

AylanRindiRefugiadosDibujo

Las tapas de los principales diarios del mundo mostraron la triste imagen de un niño sirio que murió escapando hacia Europa de la desolación en la que han convertido a su país.

La imagen impacta y duele. Pero el análisis del por qué algo así es posible queda oculto detrás del impacto emocional. Los grandes medios internacionales, socios de las potencias que generan el caos y la tragedia en Medio Oriente para controlar el petróleo y vender sus armas, quedan como los buenos que se solidarizan con el dolor.

Mientras no se resuelvan las causas del problema no ya esas imágenes, sino esas realidades, seguirán existiendo.

Un niño sirio de 13 años, Kinan Masalmeh, resume esta desgracia en un justo pedido de pocas palabras: “solo paren la guerra, nosotros no queremos ir a Europa, solo paren la guerra en Siria, solo eso“:

Compartimos fragmentos de un buen análisis sobre el tema:

“No me muestren la foto. Quiero ver la película”
Por Tomas Hart – Derrocando a Roca – Ilustración: Disculpen la Molestia

Si la fórmula para despertar la conciencia social de toda la humanidad fuese mostrar fotos de las atrocidades o de las injusticias más grandes de la humanidad, la cosa seria fácil. De hecho, en 1993 fue publicada en el New York Times la foto de un niño famélico de origen africano que tenía detrás suyo a un buitre al acecho. Desde aquel año hasta ahora, nada ha cambiado.

Los grandes medios de comunicación, lejos de formar parte de un movimiento por el cambio y la transformación social, son una pata fundamental para el mantenimiento del status quo. Atravesados por la lógica de la mercantilización y la ganancia, buscan aumentar su capital mediante el amarillismo y el morbo. Es una especie de sentimiento cuasi religioso por el dinero y el poder, que los lleva a hacer cualquier cosa con tal de obtener más y más. Por supuesto que las otras dos patas del trípode capitalista son el poder económico y el político.

Los medios de comunicación masiva quieren hacerle creer a la población mundial que ellos defienden y se preocupan por los intereses de los más desprotegidos mientras que al mismo tiempo realizan operaciones mediáticas, distorsionan y ocultan información, arman cercos mediáticos sobre ciertos temas, y riegan de sentido común neoliberal al mundo, manteniendo una comunicación directa, fraternal y cómplice con gobiernos, agencias de inteligencia y empresarios de los países mas poderosos.

Así como las empresas nos dan posibilidad de consumir y donar al mismo tiempo (Mc Donalds por ejemplo) , los medios de comunicación nos brindan la posibilidad de sensibilizarnos y sentir culpa mientras consumimos información. Posiblemente, la foto en la portada hará que más gente compre los diarios, o la imagen en la TV hará subir el rating. Lo paradójico es que detrás de esa pagina de diario, o luego de aquel flash informativo, habrá otras noticias, quizás no tan sensibles, pero seguramente frívolas, curiosas, distendidas y consumibles.

La foto del niño muerto en la playa es la imagen final de una larga película. A diferencia de la fotografía, que es algo más estático, el cine nos permite ver las cosas en movimiento. Quizás sería más útil que los medios de comunicación masiva mostrasen toda la película completa, que tendría como principales protagonistas a ellos mismos, a Barack Obama, Angela Merkel, el FMI, la CIA, las Fuerzas Armadas yankis y empresarios, y no solo el trágico final.

Como afirmó el periodista Leandro Albani en la entrevista que le realizara Derrocando Roca en FM La Colectiva, El Estado Islámico, que controla pozos petroleros en Siria e Irak, “se trata de un ejército inmenso financiado desde EEUU, Turquía, Qatar y Arabia Saudita especialmente. El Estado Islámico es wahabista, una corriente del Islam ultra ortodoxa, y vaya casualidad, tiene puntos de contacto con el capitalismo neoliberal (…), está metido en la zona más rica de Medio Oriente, donde vos metés el dedo en la tierra y al sacarlo sale un chorro de petróleo”. También agregó: “En la frontera norte de Siria con Turquía, unos 700 km, el Estado turco armó hospitales donde van a atenderse los mercenarios del Estado Islámico. Hay fotos, registros, las denuncias están. Incluso el presidente de Siria denunció en la ONU que el Estado Islámico está financiado por Turquía, por las monarquías del Golfo y por EEUU”
Fuente: http://derrocandoaroca.com/2015/09/03/no-me-muestren-la-foto-quiero-ver-la-pelicula/

Mientras no se resuelva el problema de fondo, la destrucción planificada de Medio Oriente por las potencias globales, no habrá campos de refugiados que alcancen.

Mientras el fin de esa hipocresía no sea demandado masivamente seguiremos siendo meros espectadores de la tragedia y quienes la generan seguirán siendo los solidarios que se compadecen de las víctimas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*