La nueva administración, que habla de “un estado de abandono”, se encontró con que no hubo cuidado de las instalaciones, que hay “una falta de insumos generalizada” (como electrodos, gases y arena en las áreas técnicas). A esto se suma que “no funcionan gran cantidad de grúas y no hay mantenimiento alguno de camiones, máquinas de soldar, tornos, fresadoras”. En lo que hace a la faceta administrativa “no se cuenta con conexión de internet, papeles, fotocopiadoras ni teléfonos”.